Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Héroe de la fe silencioso y seguro

Héroe de la fe silencioso y seguro

Don't miss any stories. Follow AG News!



¿Cómo es un héroe de la fe? En el Nuevo Testamento, parecían pescadores, constructores de tiendas e incluso carpinteros. Pero, ¿qué pasa hoy? —¿Los "héroes de la fe" siguen existiendo?

Hay una historia sobre un estudiante de California que llegó al campus del Colegio Bíblico del Sur de Arizona (SABC) en Hereford. Al joven le dijeron que, una vez que llegara al campus, debía ir a hablar con el presidente de la universidad. Sin embargo, cuando el joven llegó, encontró las puertas de las oficinas cerradas — no había nadie, excepto un trabajador de mantenimiento, que estaba en el tejado del edificio reparando un aparato de aire acondicionado. El joven preguntó dónde podría encontrar al presidente de la universidad. El trabajador respondió: "Pásame esa llave." Obedientemente, el joven subió la escalera y comenzó a ayudar al hombre de mantenimiento.

Mientras la pareja trabajaba en el aire acondicionado, el joven empezó a refunfuñar y a quejarse con el trabajador del mantenimiento del campus y la escuela. Luego expresó su frustración por no haber encontrado al presidente. Pacientemente el trabajador de mantenimiento escuchó hasta que finalmente, terminando su trabajo, el estudiante y el trabajador de mantenimiento bajaron de la azotea. Luego, el trabajador de mantenimiento abrió la puerta de administración para el estudiante y guió al joven a la oficina del presidente. Mientras invitaba al joven a sentarse, el trabajador de mantenimiento caminó detrás del escritorio y ocupó su asiento en la silla del presidente . . .

.De hecho, el trabajador de mantenimiento era el presidente fundador de SABC, Eli Duran — un hombre de innegable fe y confianza en Dios. Él también era un hombre, que, al igual que el Apóstol Pablo hizo carpas cuando era necesario, nunca estaba por encima de ensuciarse las manos para poder seguir el evangelio. (Por cierto, el joven del relato — y su hermano — se graduaron en SABC y entraron en el ministerio a tiempo completo.)

Nacido en Greeley, Colorado, en 1938, Duran se convirtió en ministro certificado de las AD a la edad de 21 años y se casó con su esposa, Elaine, en 1962. Pero su currículum no comenzó detrás de un púlpito, sino en un salón de clases donde comenzó a enseñar en el Instituto Bíblico Latino Americano (LABI) en Ysleta, Texas en 1963. De hecho, durante los siguientes 30 años (con la excepción de dos años como pastor de una iglesia hispana en Pueblo, Colorado, a mediados de la década de 1970), su ministerio se centró en la educación hispana - incluyendo la presidencia de SABC (1977-1989) - y finalizando como presidente de LABI San Antonio (1989-1993).

Aunque su ministerio como educador terminó en 1993, luego continuó como pastor, seguido de responder al llamado para ser misionero en México, luego oficial distrital y pastor antes de retirarse en el 2012, lo que, por supuesto, siguió una "salida" de la jubilación y pastorear (2015-2019).

SIRVO FIEL

“Eli Duran es uno de los héroes anónimos e invisibles de la Iglesia Hispana de las AD,” dice Dennis Rivera, director de Relaciones Hispanas de las AD. "Su padre fue uno de los ministros fundadores que recibió una gran influencia y tutoría de Demetrio Bazán - el primer hispano que sirvió como superintendente del distrito de América Latina, después de H.C. Ball, misionero de las AD a los hispanos en la década de 1930."

Rivera, admira a Durán y su ética de trabajo, ya que Rivera lo presenció personalmente cuando era superintendente del distrito central y Durán era superintendente adjunto. Sin embargo, Rivera está seguro de que no es el único que ha visto a Durán invertir "sudor" en la construcción literal del reino de Dios.

“Muchos estudiantes se vieron impactados por el ministerio práctico de Eli Durán,” dice Rivera. "Se le encontraba a menudo con una pala en la mano: se sentía cómodo en el púlpito, en el aula y con una sierra y un martillo. Todos los que conocen a Eli tienen una foto de él construyendo algo."

Gary Weik, que fue vicepresidente del SABC durante el mandato de Durán como presidente, recuerda a Durán como un pensador creativo que siempre buscaba formas de mejorar el nivel de la educación, así como de las instalaciones.

"Era ingenioso en la forma de hacer que las cosas sucedieran... siempre haciendo lo que era mejor para el estudiante," dice Weik. "Tenía un amor por los estudiantes, un compromiso con los padres y una lealtad al distrito... declaraba la verdad desde el púlpito y los estudiantes decían que la vivía ante ellos."

Zeke Pecina, actualmente en su 13º año como superintendente del distrito de oeste de Texas, está de acuerdo, ya que fue alumno de Duran en el SABC de 1980 a 1984.

"Hay tres cosas que me llaman la atención y que han tenido un impacto en mi vida y en mi ministerio," dice Pecina. "En primer lugar, todo lo que decía, lo hacía — no se limitaba a sentarse detrás de su escritorio, sino que cualquier trabajo que había que hacer, lo hacía; también era inspirador. Creía en todos los estudiantes — creía en mí — y creía en dar segundas oportunidades a la gente; y en tercer lugar, no había un reto que no afrontara para mejorar el Reino y mejorar a sus estudiantes."

Pecina señala que muchos estudiantes bajo el liderazgo de Duran fueron ministros, misioneros y líderes en la Iglesia Hispana y la comunidad.

"Recuerdo que no quería ir a SABC, no quería ir a la universidad bíblica en absoluto," admite Pecina, "pero en el momento en que entré al campus — y no era un gran campus — sentí la presencia de Dios allí."

Emilio De la Cruz, que ha servido en la oficina del distrito suroeste por los últimos 15 años y como superintendente los últimos siete, recuerda a Durán con gratitud.

“Era el presidente de la escuela, pero tenía los pies en la tierra y era muy accesible,” dice De la Cruz. "Creo que no sería quien soy hoy si no fuera por ese tiempo que estuve allí y lo que hicieron por mí."

PERSPECTIVA DE FAMILIA


Con demasiada frecuencia, los líderes que tienen un impacto positivo en la vida fuera de su hogar, tienen un déficit en su propia casa. Según Damon y Duane Duran, dos de los hijos de Eli y Elaine, su padre fue un ejemplo inspirador y amoroso para ellos.

"Mi padre era el mismo hombre cuando predicaba ante una gran audiencia que en casa," dice Damon, un graduado de doctorado en el Seminario Teológico AD, y que actualmente reside en Springfield, Missouri. "Él hacía amigos a donde fuera que iba. Él entablaba una conversación con un vendedor de tacos en México y hacía lo mismo con personas famosas."

Damon explica que su padre desempeñó muchos papeles en la vida de otras personas, incluyendo el de líder espiritual, el profesor y la figura de padre. Pero Damon siempre ha mirado a su padre con una sensación de orgullo y admiración.

"Después de un largo día de enseñanza, predicación y trabajo de oficina, se subía a un tractor, cavaba una zanja, ponía cemento o hacía lo que fuera necesario," dice Damon. “Mi papá reclutó a estos jóvenes estudiantes universitarios para que trabajaran junto a él — estaban asombrados por la fuerza y el conocimiento de mi papá. . . ¡esos pobres estudiantes universitarios no podían seguir el ritmo de mi padre en lo que respecta al trabajo manual!"

Duane, que ha sido ministro por 30 años, sirviendo como capellán de la cárcel del condado de Weld en Greeley, Colorado, por los últimos siete años, no tiene más que amor y respeto por su padre.

"Mi padre ha influido en mi vida espiritual más que nadie y su ejemplo me ha animado a buscar al Señor y su llamado en mi vida," dice Duane. “Les digo a los demás que tengo una fe sencilla y creo que la aprendí viendo a mi padre. Mi padre decía cosas como "Dios se encargará de esto," "Dios proveerá" o "Sólo tenemos que pedírselo a Dios." Y Dios siempre lo hizo. Hasta el día de hoy confío plenamente en Dios y sé que nunca me decepcionará, y lo atribuyo a ver la fe de mi padre en acción.”

Aunque tanto Damon como Duane admiran mucho a su padre, lo que realmente les bendice y sigue impactando en sus vidas son las historias que otros comparten sobre su padre.

"No me canso de escuchar cosas como: 'Tu padre fue mi profesor del Colegio Bíblico', 'Quiero mucho a tus padres', y probablemente la más grande es: 'Si no fuera por tu padre...' ." Duane afirma y Damon confirma. "He escuchado que esa frase termina con muchos escenarios diferentes, como 'nunca habría terminado la escuela' o 'nunca me habría convertido en un misionero' o 'nunca me habría convertido en lo que soy hoy'. Estas historias realmente me hacen sentir orgulloso".

LO QUE SE REQUIERE PARA SER UN HÉROE

Eli Duran nunca se propuso ser un pastor, y mucho menos un héroe de la fe - y probablemente nunca aceptaría tal título, ya que los verdaderos héroes nunca lo hacen. Pero para los que conocen a Durán o han llegado a oír hablar de él, demuestra claramente una vida centrada en servir e invertir en los demás para los propósitos del reino de Dios.

Damon explica la vida de su padre simplemente como aprender de una necesidad y satisfacerla, sea cual sea esa necesidad, ya sea en el ministerio o en la vida de alguien.

“Él nunca se propuso ser pastor; había una necesidad y le preguntaron, así que la llenó,” dice Damon. “Nunca planeó ser el presidente fundador de un colegio bíblico; había una necesidad y la llenó. Un día me anunció que iba a ser misionero en México [tenía 59 años en ese momento]. ¡Fue tan casual! Sin embargo, él era perfecto para eso... ¡y había una necesidad!"

Hoy, Eli Duran, de 83 años, y su compañera en el ministerio de toda la vida, Elaine, tienen su hogar en Aurora, Colorado, y viven como abuelos y bisabuelos, y están oficialmente jubilados. . . ¡al menos hasta la próxima vez que surja una necesidad!

[Ruta de galería de fotos= "/sitecore/Media Library/PENews/Photo Galleries/Eli Duran"]

Related Articles