Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Hombre de Milagro - Dios aún tiene planes para los Mundis

Hombre de Milagro - Dios aún tiene planes para los Mundis

Don't miss any stories. Follow AG News!



Al menos seis veces en su vida, Greg Mundis, director ejecutivo de Misiones Mundiales de las AD desde el 2011, se ha enfrentado a la muerte donde otros en situaciones similares no han sobrevivido. Y cada una de esas veces, Dios ha intervenido para salvar su vida.

Mundis sobrevivió a una meningitis cuando era adolescente en 1963, a un grave accidente de coche cuando era estudiante en 1969, a un caso grave de hepatitis en 1975 en el que estuvo hospitalizado por semanas, a un control de carretera de la milicia serbia que detuvo su vehículo en Kosovo en 2001 y a un AK-47 en su pecho por un soldado, y a la doble codificación en 2017 tras una grave reacción a una inyección de herpes zóster.

Pero a pesar de todos esos roces con la muerte, nada de lo que Mundis, que ahora tiene 70 años, ha experimentado se compara con la batalla del año pasado contra el COVID-19, que lo dejó a las puertas de la muerte durante semanas y — como mínimo — debería haberle dejado viviendo sus años en un centro de rehabilitación.

EL PRINCIPIO

Fue en una reunión de la junta directiva de AGWM el jueves, 12 de marzo del 2020 que Mundis comenzó a sentirse enfermo. A la mañana siguiente acudió a una clínica, donde sospecharon de una infección sinusal. Le recetaron algunos antibióticos, pero la situación siguió empeorando progresivamente a lo largo del día.

Después de reunirse con su médico de cuidado primario, Sandie, la esposa de Greg de 49 años, lo llevó a realizarse pruebas fuera de la instalación el sábado por la mañana para detectar dos tipos diferentes de gripe – ambos fueron negativos. Debido a que esto fue temprano en la pandemia, las pruebas de COVID eran muy difíciles de detectar y los médicos creían que los tres signos necesarios de infección del COVID eran fiebre, dificultad para respirar y tos — Greg no estaba tosiendo.

"El sábado todo se fue abajo," dice Greg. "Estaba tan mal, que estaba sentado en mi silla y vino alguien a entregar unos suministros y no pude ni levantarme de la silla para saludarle."

Sandie, mientras tanto, sentía un poco de pánico. El consultorio de su médico, debido a los síntomas que Greg tenía, no estaba seguro de que tenía COVID y se le aconsejó que lo traiga el lunes si las cosas no mejoraban. Pero su hijo, Greg Jr., que es médico en California, estaba seguro de que Greg tenía COVID, y les instó a hacerse una prueba de COVID. Sin embargo, incluso el CDC en la ciudad de Jefferson, Missouri, le dijo a Sandie, cuando se comunicó con ellos el domingo, que Greg no tenía todos los signos de COVID.

La respiración de Greg se volvió muy dificultosa el domingo por la noche y la preocupación de Sandie aumentó. Inmediatamente se comunicó con el consultorio de su médico el lunes por la mañana y finalmente le enviaron para hacerse una prueba de COVID en un estadio en Springfield — un buen gesto, pero muy tarde. En marzo, los resultados de las pruebas a menudo no se conocían durante días; sin ayuda, Greg habría muerto en cuestión de horas.

HOSPITALIZADO

Antes de la prueba de COVID, Greg Jr. mantenía continuas conversaciones con su madre. Hasta ese momento, aún desde más de 1.400 millas de distancia, sabía que su padre estaba en graves problemas, e instó a Sandie a llevar a Greg al hospital. Después de la prueba, Sandie nuevamente llamó a su médico de cuidado primario y describió la condición precaria de Greg. Esta vez el médico estuvo de acuerdo – Greg tenía que ir al hospital — ella iba a enviar una ambulancia. Greg fue ingresado con una doble neumonía viral e insuficiencia respiratoria.

Como explica Greg Jr., la insuficiencia respiratoria es una condición en la que la sangre no tiene suficiente oxígeno o tiene demasiado dióxido de carbono — a veces se manifiestan ambos problemas. Cuando los pulmones de una persona inhalan y exhalan aire normalmente, toman el oxígeno que sus células necesitan para sobrevivir y expulsan el dióxido de carbono. El COVID-19 puede inflamar las vías respiratorias y esencialmente ahogar los pulmones de una persona en líquidos. Un ventilador ayuda a bombear mecánicamente el oxígeno [a través de un tubo que suele introducirse en la garganta del paciente, lo que se denomina "intubación"] en su cuerpo.

"Cuando me admitieron, mi nivel de oxígeno estaba al 60% [lo normal es de 95% al 100%]," recuerda Greg. "Mi hijo [Greg Jr.] me llamó. Ya había hablado con el médico de emergencia. No sabía en ese momento lo que significaba estar intubado — me dijo... Lo último que dije fue, ‘Por favor, cuida de mamá.'"

Con Greg Jr. en un vuelo a Springfield y Hollie, la hija de los Mundis, viviendo en el extranjero con su esposo, Jason, y sus hijos, Sandie se enfrentó a una de las noches más largas de su vida. Después de intubar a Greg y conectarlo a un ventilador, la evaluación de los médicos sobre el estado de Greg era en el mejor de los casos, sombría. Más tarde, esa misma noche, le dijeron a Sandie que había pocas posibilidades de que sobreviviera a la noche; temían que muriera en cuestión de horas.

DE BAJADA A CAÍDA EN PICADA


El estado de Greg en su casa había sido una bajada constante durante días, y Sandie se había frustrado más de la cuenta por la falta de respuesta ante el deterioro de su estado.

Como Sandie estuvo expuesta durante mucho tiempo a Greg durante su enfermedad, fue puesta inmediatamente en cuarentena y se le dijo que no podía salir de su casa durante dos semanas, ya que probablemente se contagiaría de lo que tenía Greg. Así que, mientras Greg fue llevado al hospital, Sandie se encontró a sí misma en lo que ascendió a un confinamiento solitario.

Es difícil imaginar que no estás al lado de tu cónyuge en su hora más desesperada de necesidad — ni siquiera ver su rostro. Y cuando llegó la noticia de que Greg tenía pocas posibilidades de superar esa primera noche, ella todavía no podía ir a él y a nadie se le permitía llegar a ella. Estaba sola con lo desconocido.

Sin embargo, esa noche la nuera de Sandie, la familia de su hermana y sus nietos llamaron y oraron y cantaron canciones de adoración con ella. Hollie y su familia bendijeron a Sandie permaneciendo despiertos y en el teléfono orando con ella toda la primera noche.

"Fue horrible, muy difícil," dice Sandie acerca de estar sola y separada de Greg, “especialmente porque los médicos siguieron diciéndome que no pensaban que iba a superarlo." No me dieron ninguna oportunidad para el final, para hablar algunas palabras finales con Greg — fue muy frustrante."

Sin embargo, los médicos hicieron algo correcto. Sandie cayó en cama con “lo que Greg tenía." Ingresó en el hospital tres días después que Greg ingresara, con síntomas de (y la prueba que posteriormente confirmó) COVID.

El único aspecto favorable era que Greg Jr., como médico, podía tener un escritorio fuera de la habitación con ventanas hacia su padre. Recibió actualizaciones regulares del personal médico, que luego comunicó directamente a su familia a través de mensajes de texto y llamadas telefónicas y a los miles de personas que siguieron la batalla de Greg por la vida a través de Facebook.

Sin embargo, incluso esta estrecha conexión con Greg fue eliminada la semana siguiente; el hospital tomó la decisión de no permitir a nadie de California que entrara al hospital, ya que el estado de foco era el virus de COVID. Sandie, que pasó cuatro días en el hospital antes de que le dieran el alta para volver al aislamiento de su casa, sintió el peso de ese nivel adicional de separación de Greg... sus propios sentimientos de impotencia y aislamiento se vieron intensificados por el repetido tema de los médicos de que había pocas esperanzas para Greg.

"Esos primeros días y noches de espera para conocer las últimas novedades sobre mi padre fueron de pura agonía," dice Hollie, que también estaba sin su esposo a su lado en ese momento, ya que estaba en cuarentena por posible exposición al COVID. "La combinación de estar sola para cuidar de los cuatro niños, de poder comunicarme con mi esposo por teléfono solamente, de intentar mantenerme fuerte por mi madre por teléfono (que sufre tanto de asma como de diabetes, lo que la ponía en alto riesgo), de enfrentarme a la posibilidad cada vez mayor de que mis dos padres entrarían en la eternidad con pocos días de diferencia, de no saber si podría llegar a casa a tiempo para despedirme, y de la completa incapacidad de dormir durante días y noches, me catapultó a un estado de supervivencia."

Cuantificar la carga emocional y las batallas espirituales que tuvieron lugar en el seno de la familia durante esas oscuras semanas sería imposible. Mientras tanto, el COVID estaba causando estragos en el cuerpo de Greg – su riñones fallaban y necesitaban diálisis periódicas y sus pulmones necesitaban un ventilador para funcionar.

Como Greg Jr. bien lo sabía, incluso cuando los médicos luchaban por la vida de su padre, cada día en el ventilador significaba una mayor probabilidad de que su padre, si sobrevivía, pudiera sufrir daños cerebrales... por dos semanas se consideró un aviso. Greg estuvo conectado a un respirador artificial por 34 días.

PREPARACIÓN BÍBLICA


Desde la Semana Santa del 2019, Greg y Sandie sintieron leer un pasaje de las Escrituras cada día— el mismo pasaje, Salmo 91, que habla de la protección, la presencia y la liberación de daño del Señor.

"Ese capítulo era muy importante para Greg y para mí, aunque no sabíamos por qué llevábamos tanta carga por ello," dice Sandie. "Pero cuando Greg dio positivo en la prueba de COVID, se me hizo realidad — de eso se trataba todo; era una preparación para lo que iba a pasar en el 2020."

Salmo 47, un capítulo que proclama la grandeza de Dios, también era muy importante para Sandie, y se dedicó a leer esos capítulos a lo largo del día, todos los días.

"Luego abrí mi Biblia en Salmos 1 y seguí leyendo," dice Sandie. "La gente nos mandaba mensajes de texto y me enviaban versos y canciones, incluyendo la canción [de adoración], "Abres Camino." Escuché esa canción todos los días y muchas de las canciones de adoración que me enviaron, me dieron paz y me ayudaron a dormir."

Aunque las palabras de otros y la Palabra de Dios le proporcionaron consuelo, fue una visión que le dio Dios la que ministró a Sandie de una manera profunda.

Había sido un mal día. Todavía sufriendo los efectos de COVID, Sandie recibió aún más malas noticias sobre Greg, y ella había llegado al punto de límite.

"Clamé al Señor. Le dije que Greg era suyo," dice. "Después de eso, ni siquiera sabía cómo orar. Me quedé dormida, pero cuando me desperté, me di cuenta de que había tenido una visión."

En su visión, Sandie dice que vio al Señor con sus brillantes ropas blancas ponerse encima de Greg en la habitación del hospital y cubrirlo totalmente con Sus ropas. Entonces vio que el Señor respiraba en la boca de Greg y Ezequiel 37:5 (Así ha dicho Jehová el Señor a estos huesos: He aquí, yo hago entrar espíritu en vosotros, y viviréis) vino inmediatamente a su mente.

"Sabía que el Señor me decía que estaba cuidando de Greg, que vio que sus pulmones estaban muy mal, pero que estaba literalmente encima de él y que se iba a encargar de ello," dice Sandie. "La paz de Dios entró en mi alma ese día — Dios lo tenía bajo control. Fue un punto decisivo en la crisis interior de mi corazón."

Mientras tanto, Hollie, a miles de kilómetros de distancia, tuvo una visión similar de Jesús inclinándose sobre el pecho de su padre, infundiéndole vida, también dándole un sentir renovado de esperanza y paz.

LA BATALLA POR LA VIDA

Aunque la paz de Dios estaba con Sandie y Hollie, lo mismo no se podía decir de los médicos. Estaban haciendo todo lo que sabían para salvar la vida de Greg, pero después de dos semanas en la unidad de cuidados intensivos en UCI y en un respirador, los pulmones de Greg comenzaron a fallar.

"El sentía que necesitaba respirar de 40 a 50 veces por minuto para recibir suficiente oxígeno," explicó Greg Jr. "Era como correr en medio de una maratón, por lo que los médicos aumentaron su sedación y dejaron que el ventilador hiciera el trabajo para sus pulmones."

Con este descenso, los médicos de Springfield estaban confundidos. Sin embargo, Greg Jr., no se rendía. Sabía sobre el Barnes Jewish Hospital de la Universidad de Washington en St. Louis – que contaba con una renombrada unidad pulmonar que ofrecía atención especializada a los pacientes con COVID-19. Sería la mejor — y última — opción para Greg, pero los médicos tenían dudas de que pudiera sobrevivir el viaje en helicóptero médico.

"Tuvimos que reunir a toda la familia para tomar la decisión de arriesgarnos de enviar a papá a Barnes, sabiendo que había muchas posibilidades de que no sobreviviera al viaje," dice Greg Jr. "pero también comprendíamos que los médicos de aquí estaban luchando por encontrar respuestas, papá estaba empeorando, y las instalaciones y los médicos en St. Louis estaban mejor equipados."

Creyendo que Greg, que no mostraba signos de poder ser desconectado del ventilador, ahora estaba entrando en una zona de posible daño cerebral, y sus signos vitales seguían empeorando, la familia acordó que el riesgo valía la pena.

"El helicóptero era un gran riesgo," reconoce Sandie, “pero sabíamos que Greg no iba a lograrlo si se quedaba en Springfield, y si tuviéramos alguna oportunidad de salvar su vida al estar en Barnes, queríamos tomarla."

Poco después de esa llamada telefónica, Hollie y Jason decidieron que volverían a los U.S.

"Había una gran probabilidad de que mi padre enfrentara a la eternidad, ya sea esa noche o en el transcurso de los próximos días," dice Hollie, "[y] si mi padre sobrevivía milagrosamente, su recuperación para una salud completa podría llevar meses y meses. Mi madre tendría que tomar este largo viaje sola, algo que no podía soportar. Quería estar a su lado, para caminar por este viaje –cualquier cosa que sucediera."

El 31 de marzo, el transporte aéreo a Barnes se completó con éxito en helicóptero — y en las alas de literalmente miles de oraciones.

SURGE LA ESPERANZA

Cuando Greg llegó a Barnes, parecía como un esfuerzo desperdiciado. Volvió a recibir diálisis y su pronóstico no era bueno. Mientras tanto, Hollie, Jason y sus hijos estaban en uno de los últimos vuelos internacionales a los Estados Unidos.

Pero luego algo cambió, un poco. Después de realizar una serie de pruebas el 1 de abril, los médicos y enfermeros de Barnes por igual comenzaron a expresar esperanza para Greg. Pero aún quedaría otra semana de pequeñas ganancias y pérdidas antes de que la esperanza tuviera una fuerza realista.

Comenzó cuando Greg superó una infección fúngica provocada, curiosamente, por haber tomado tantos antibióticos. Sus riñones también estaban estables y los médicos hablaban ahora de dar el siguiente paso en la recuperación: una traqueotomía, que permitiría a Greg empezar a respirar sin el respirador y, en última instancia, dejarlo.

Para el 11 de abril, los pulmones y riñones de Greg estaban funcionando bien. La prueba de COVID dio negativo por segunda vez, lo que significaba que la traqueostomía podía seguir adelante (Greg ya no era considerado infeccioso) y sus pulmones parecían estar listos para ese siguiente paso.

Y para la familia, hubo una reunión con lágrimas cuando Hollie y su familia, después de la auto cuarentena de "milagro-por-si mismo" a su llegada a Springfield, finalmente pudieron abrazar físicamente a Sandie.

¿Las preocupaciones que quedaron? A estas alturas, Greg llevaba más de tres semanas sedado, acostado de espaldas y usando un ventilador todo el tiempo.

DESILUSIONES Y VICTORIAS


Desde que Greg ingresó en el hospital en Springfield, los médicos habían notificado a la familia en tres ocasiones distintas que él estaba a punto de morir. La Semana Santa, el 12 de abril, fue un día en el que la familia había estado creyendo que Dios le daría a Greg una "victoria de resurrección," pero eso no se materializó.

Mientras Greg parecía haber dado un giro en su recuperación, el miedo que crecía en sus corazones era que parecía haber pocas probabilidades de que su capacidad mental fuera completa. En la evaluación de Greg Jr., con su padre en el ventilador durante tanto tiempo, ya no era cuestión de que si su padre estaría debilitado mentalmente, sino que tan grave esto sería.

Sandie, que para entonces no había visto a Greg por un mes, dice que el Señor le dio paz en su espíritu cuando se trataba de la probabilidad de que Greg estuviera mentalmente bien.

"Sentí como si el Señor me susurró al oído: 'No importa lo que haga, lo hago con perfección; si es Mi voluntad llevarlo a casa, lo haré con perfección; si es Mi voluntad que viva, estará recuperado 100%'. . . Pensé que lo mejor para Greg era ver a Jesús donde su perfección sería completa, así que respondí: 'Sí, Señor, puedes llevártelo,' pero sabía que si Dios no se lo llevaba a casa, él sería sanado completamente."

Aunque la Semana Santa fue una decepción donde la familia estaba preocupada, el resto de la semana marcó victoria tras victoria.

El lunes, se realizó la traqueostomía y los médicos empezaron a retirarle los sedantes a Greg. El martes y el miércoles, Greg estaba alerta lo suficiente para comenzar a seguir los comandos básicos — el personal incluso lo trasladó a una silla para comenzar una terapia física básica.

El sábado, 18 de abril, Greg Jr. informó en una publicación: "Hoy ha sido un día de locura. ¡Fue el primer día que pude ver a mi padre desde el 17 de marzo!". La sedación de Greg seguía reduciéndose y sus riñones funcionaban completamente — que no fue un pequeño milagro en sí. Y para el domingo, el estaba 100% sin sedación.

UN NUEVO MUNDO EXTRAÑO


A medida que Greg salió de su coma inducida, aún con el ventilador, los médicos comenzaron a hacerle preguntas para ayudar a determinar el alcance de su capacidad mental. Tras unas pocas preguntas, se preocuparon – parecía que él estaba, como mínimo, alucinando.

"Sabía mi nombre y dónde había nacido," dice Greg, "pero luego me preguntaron dónde estaba y yo no tenía idea." La respuesta de Greg a esta pregunta en días consecutivos provocó la preocupación del personal médico, ya que contestó: "¿Estoy en Ammán, Jordan? ¿En Paris? ¿Estoy en Reunion Islands?

Pero por desgracia, a pesar de todos sus conocimientos médicos, el personal médico estaban pasando por alto las "cosas sencillas". En primer lugar, Greg normalmente lleva anteojos y audífonos, que se habían retirado hace semanas. Cuando salió de la sedación, todo lo que sabía era que tenía las manos atadas a una cama; tenía todo tipo de cables, mangueras y máquinas conectadas a él; y estas figuras como de manchas (todo el personal médico estaba en trajes de protección) se estaban moviendo alrededor de la habitación, haciéndole preguntas, con los sonidos distantes de pings y bings mezclándose. No se dio cuenta de que había estado inconsciente durante más de un mes y casi se había muerto, mucho menos transportado por medio aéreo a St. Louis. ¡Digamos que, si a los médicos les preocupaba que Greg no supiera dónde estaba, a él mucho más le preocupaba por la respuesta a la pregunta del personal!

Finalmente, cuando Sandie se enteró de las preocupaciones de los médicos, fue un momento de "tienes que estar bromeando" para ella. Me explicó que el ministerio de Greg lo lleva por todo el mundo y que acababa de regresar de un viaje que incluía todos los lugares que había mencionado — y ciertamente no tenía ni idea de que le habían trasladado por avión desde Springfield a St. Louis mientras estaba profundamente sedado.

"Puede que la gente no esté consciente, pero cuando no te mueves durante más de un mes y estás químicamente sedado durante tanto tiempo, no son sólo tus músculos los que se atrofian," explica Greg más adelante. "Lo que tu cerebro ha estado haciendo se limita a mantenerte vivo — los pulmones, el corazón, y los órganos — ninguna de las otras funciones cognitivas se están utilizando, por lo que, en cierto sentido, tu cerebro también se ha atrofiado y tarda un tiempo en despertar completamente esas funciones."

Pero aunque Greg parecía tener milagrosamente una función cognitiva y ya no se le consideraba en estado crítico, aún quedaba mucho trabajo por hacer.

[PhotoGallery path = "/sitecore/Media Library/PENews/Photo Galleries/Greg COVID"]

EL VIAJE HACIA LA COMPLETITUD


Para el 22 de abril, Greg lo estaba haciendo bien, fue transferido de vuelta a Springfield para comenzar su proceso de rehabilitación.

Tres días después del traslado, Greg Jr. publicó una noticia emocionante: "Está muy bien. Tenía una válvula colocada sobre su tráquea que le permite hablar libremente y no ha dejado de hablar desde entonces. Ha pasado las últimas 30 horas sin el ventilador. Sus infecciones han desaparecido y sus riñones están curados. Rehabilitación, rehabilitación, rehabilitación es ahora el nombre del juego."

Sin embargo, la mente de Greg seguía teniendo una "niebla emocional" ya que le costaba dar sentido a algunas cosas porque el mundo había cambiado en el mes que llevaba sedado.

"Mi mujer, mis hijos y mis nietos pasaban por [sus habitaciones en el primer piso] y se paraban fuera, junto a la ventana de mi habitación, y me saludaban y hablábamos por teléfono," dice Greg, y luego añade con emoción quebrando su voz, "pero no podía entender por qué no podían entrar y dejarme abrazarles."

Greg Jr. cuenta que su padre también tenía el temor de que cuando su familia no estuviera en la ventana, quizás ya no volverían nunca más.

Sandie, por su parte, estaba simplemente llena de alegría de ver y hablar con Greg después de tantas semanas — un regalo que no estaba segura de que ella lo experimentaría otra vez a este lado del cielo.

Además de recuperarse cognitivamente, Greg también tuvo muchos desafíos físicos que superar. Tenía poca fuerza – no podía caminar, pararse, ni sentarse solo. Sus manos, que se habían hinchado mucho, ni siquiera podían sostener un teléfono, por lo que tenía que ser colocado en su pecho. También tuvo que volver a desarrollar y coordinar sus músculos de deglución para poder volver a comer "comida real".

El 30 de abril le quitaron a Greg el catéter, la sonda de alimentación y la traqueostomía, con el respirador que había sido quitado de la habitación cinco días antes. ¡También estaba comiendo!

Seis días más tarde, cuando Greg comenzaba a recuperar fuerza, fue transferido a otra instalación de rehabilitación para comenzar una terapia física más intensa, con su mente que se se fortalecía día tras día también.

Greg y Sandie, sin embargo, apuntan a Hollie, Jason y sus nietos como factores clave en la recuperación de Greg.

"Aprendí el poder que tiene la presencia física para que una persona se cure de un suceso traumático," afirma Hollie. "Ver a alguien importa. Escuchar a alguien importa. El toque físico importa. Sentarse en silencio con alguien es poderoso. Todos contribuyen al proceso de sanidad."

Una vez que Greg fue dado de alta de la rehabilitación para volver a casa el 18 de mayo, fue donde los nietos jugaron un papel importante en la recuperación física y mental de Greg. Interactuaron con Greg, haciéndole preguntas, jugando innumerables partidas de cartas y juegos de mesa, y se unieron a la familia para revisar y hablar de los cientos de fotos que había en el teléfono de Greg, todo lo cual resultó ser increíblemente terapéutico — no sólo para Greg, sino para toda la familia.

"Todavía estaba aprendiendo lo básico — cómo caminar y aumentar sus pasos diarios, cómo respirar adecuadamente nuevamente, cómo lavarse y cuidar de sí mismo," dice Hollie, cuya familia pasó cinco meses en los Estados Unidos ayudando a Sandie y Greg. "Fue una etapa muy intensa de rehabilitación física, mental y emocional, y nos unimos haciéndolo importante — para ayudarle a volver a ser él mismo."

Para que veas los retos por los que Dios hizo pasar a Greg, Greg Jr. los enumeró en una publicación: Infección con un virus mortal. Intubación emergente. Fallo pulmonar. Coágulos de sangre en brazos y piernas. Complicaciones cardíacas de los medicamentos experimentales. Úlceras por presión. Infección gastrointestinal. Infección del tracto urinario. Neumonía secundaria bilateral. Síndrome de dificultad respiratoria aguda. Insuficiencia renal aguda. Fungemia (infección fúngica de la sangre). Sepsis (los efectos de la infección que abruma la respuesta inmunológica del cuerpo). Diálisis. Traqueostomía. Delirio post sedación.

Sandie también señala una reciente llamada telefónica que recibió de una enfermera en Tennessee que simplemente reafirmó los milagros que Dios realizó en Greg.

"Ella quería escuchar sobre la condición de Greg de nuevo – ella nunca había oído hablar de alguien sanado completamente, los pulmones y los riñones. Me dijo que la mayoría de los pacientes [pacientes graves de COVID que sobreviven] terminan en instalaciones de rehabilitación por el resto de sus vidas. . . sabemos que es Dios y seguimos dándole las gracias."

DÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS

Greg volvió al trabajo en septiembre. Aunque lucha contra las oleadas de fatiga, se ha recuperado completamente. Sandie se ríe, “Él tiene mucha más energía que yo – todavía se levanta a las 4:30 cada mañana para sus devocionales y orar por un par de horas."

Greg dice que a pesar de que ha pasado por un tiempo de PTSD, espiritualmente nunca tuvo más que agradecimiento en su corazón por Dios, Su gracia y la curación de su cuerpo y su mente. "Y mi esposa es absolutamente una mujer increíble, asombrosa y fuerte... Saqué fuerzas de ella, de mis hijos y de mis nietos."

Hollie dice que la experiencia la cambió para siempre a ella y a su familia. "Nos reímos mucho. Lloramos mucho. Contamos innumerables historias y recuerdos . . . fue una de las experiencias más especiales de mi vida," agrega ella. "Nos hizo sanar a cada uno de nosotros en la familia y alcanzamos una nueva profundidad de cercanía. Dios es tan fiel y bueno."

Greg y Sandie dicen que tienen que agradecer a innumerables personas por sus oraciones, textos, mensajes y apoyo continuo por lo que fue el momento más difícil de sus vidas — señalando a médicos, enfermeras, pastores, amigos y a muchos otros, pero especialmente a Greg Jr., a su familia, y a Hollie y su familia. Sin embargo, ellos piden oraciones por la buena salud en curso de Greg.

Sandie dice: "Por favor oren para que el Señor nos abra nuevas puertas para dar testimonio de su poder de sanidad. Oramos para que muchas personas se vuelvan al Señor a través de nuestro testimonio."

Greg está de acuerdo y aporta: “Es bastante claro . . ., Dios me perdonó la vida para su propósito divino."

Related Articles