El Espíritu despierta a las generaciones en Argentina

El Espíritu despierta a las generaciones en Argentina

Don't miss any stories. Follow AG News!



Kim y Shari Babcock, misioneros de AGWM en Argentina, comparten los siguientes testimonios recientes de cómo el Espíritu Santo de Dios se está moviendo en la vida de los jóvenes y ancianos en Argentina, capacitándolos para el servicio.

Maile, de 20 años, graduada del ministerio de Castillos del Rey estaba en un tren cuando un hombre comenzó a hablar de manera perturbadora y comenzó a molestar a los demás pasajeros. Mientras Maile rezaba, sintió que el Señor le decía: "Perdió a su padre cuando tenía 7 años." Ella pidió permiso para decirle algo al hombre, y cuando él se lo concedió, ella dijo: “Dios me habla y creo que Él me acaba de decir que perdiste a tu padre cuando tenías 7 años; ¿Es esto cierto?”

“¡¿Quién te lo dijo?!,” suplicó. “¿Cómo me conoces?”

“No te conozco, pero Dios sí,” respondió Maile, y ella comenzó a compartir las buenas noticias con él. El hombre escuchó y luego dijo: “Dejé la iglesia hace seis meses. Pero ahora, voy a volver.”

Fernanda, de 21 años, recientemente dirigió un grupo de estudiantes de Castillos del Rey para evangelizar a un grupo de adolescentes cristianos en una plaza local. Ella conoció a un hombre rebelde que le confesó que sentía que Dios estaba enojado con él y que lo estaba castigando. Fernanda notó su brazo roto y le preguntó si ella y el grupo con ella podían orar por su sanidad. Cuando comenzaron a orar, Fernanda recibió una palabra del Señor de que Jesús quería perdonarlo y sanarlo. Cuando ella compartió esto, el hombre comenzó a llorar. Dijo que sintió calor en su brazo y pecho, y creía que Jesús estaba sanando su vida, no solo su cuerpo. Después de que el grupo oró, el hombre les dijo que sabía que su vida había vuelto a la normalidad con Dios.

Recientemente, el padre de Fernanda, Mario, leyó un libro escrito por los Babcocks sobre cómo caminar en el poder del Espíritu Santo. Antes de quedarse dormido una noche, hizo lo que el libro sugería y oró: "Jesús, ¿podrías presentarme a tu Padre?" Cuando Mario se durmió, Jesús lo visitó en un sueño. Según su esposa, Mario se despertó a las 4 de la mañana, orando alternadamente en el Espíritu y diciendo: “¡Jesús es fabuloso! ¡Jesús es increíble!" La experiencia dejó a Mario impactado por la magnificencia de Dios y con el hambre de continuar experimentando a Dios de nuevas maneras.

Kim y Shari creen que Hechos 2:17-18 sucederá ante sus ojos cuando Dios derrame su Espíritu sobre los hijos e hijas de esta generación. Ellos escriben: "¡Estamos ansiosos por ver qué más tiene reservado para los jóvenes de Argentina en estos últimos días!"

Related Articles