Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Una voluntad para seguir luchando

Una voluntad para seguir luchando

Don't miss any stories. Follow AG News!



Jesús dijo que todas las cosas son posibles para aquellos que creen.

A pesar de una perspectiva de salud sombría, Zachery Carruth confió en la promesa de Marcos 9:23 con respecto a jugar al fútbol.

A la edad de 10 años, Carruth, ahora de 23, recibió un diagnóstico de osteosarcoma en el pie, una forma de cáncer. Siguieron ocho cirugías en los siguientes tres años, ya que Carruth tuvo que aprender a caminar nuevamente y soportar una terapia extensa. Los médicos le dijeron a Carruth, que había sido un niño activo, que nunca podría jugar al fútbol debido a su pie. Pero eso no lo detuvo.

"Dejé a Dios cuando me diagnosticaron por primera vez porque no sabía lo que Él había planeado para mí y pensé que mi historia realmente estaba llegando a su fin," recuerda Carruth. "Entonces Dios abrió mis ojos para ver lo que Él tenía a mi disposición y qué trabajo haré por Él en el futuro."

Jugó en la escuela secundaria y en la Universidad Southeastern, la escuela de las Asambleas de Dios en Lakeland, Florida. Se graduó en el 2020 con una licenciatura en Kinesiología. Ahora es profesor de educación internacional y servicios escolares en la Escuela Intermedia Claxton en Lakeland, así como parte del personal de entrenamiento de fútbol americano de secundaria.

Sus operaciones limitaron su exposición a los amigos.

"Lo único que tenía era mi familia, Dios y la voluntad de seguir luchando."

La madre de Carruth, Cherry Ann, de 50 años, recuerda a su hijo, poco después de enterarse de su diagnóstico, expresando la creencia de que Dios lo eligió para tal asignación.

"Zachery ha encontrado su fuerza interior con la guía de Dios," dice Cherry Ann. "Zachery es verdaderamente una inspiración para muchos con amor, paciencia y comprensión."

La hermana de Carruth, Austin Marie, dice que su hermano la inspiró a convertirse en portavoz de CURE Childhood Cancer al crear conciencia sobre el cáncer infantil a través de la organización Miss América.

El padre de Zachery, Kevin James Carruth, de 55 años, dice que Dios usó tanto a Zachery como a Austin para recaudar miles de dólares para los Juegos Gold-out para CURE en la escuela secundaria de Zachery, Instituto del Condado de Emanuel.

Mario Bento, entrenador y consejero de Carruth en SEU, ha sido testigo de cómo Dios da forma al carácter de Carruth para impactar a quienes lo rodean.

“He visto a Zac influir en otros a través de su corazón de siervo, su humildad y mansedumbre,” dice. “Zac ayudó a romper el estereotipo del jugador de fútbol. Él entendió que el único modelo que debería modelar es Jesús."

Carruth está agradecido de poder jugar al fútbol y participar en el juego como testimonio de Dios. Cuando se trata del ministerio, cree que puede lograr mucho como entrenador.

“Todos los días tengo la oportunidad de dedicarme a la vida de los hombres jóvenes y ayudarlos a convertirse en una influencia positiva,” dice Carruth. “Esta es mi manera de ser siervo de Dios, vertiendo mi conocimiento y mi felicidad en estos jóvenes para transformarlos en siervos de Dios.”

Related Articles