Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Inmigrante africano establece curso misionero

Inmigrante africano establece curso misionero

Don't miss any stories. Follow AG News!



Thierry Mugabe comenzó a asistir a Northpoint Bible College solo dos años después de obtener asilo en los Estados Unidos como refugiado.

Cuando era niño pequeño, Mugabe y su familia huyeron de su casa en la República Democrática del Congo, la cual estaba destrozada por la guerra. Pasó los siguientes 18 años en un campo de refugiados de Ruanda.

Su padre, Patrice, murió en el campamento que albergó a 19,000 refugiados cuando Thierry tenía solo 6 años. Al crecer, el chico no tenía suficiente dinero para un cepillo de dientes, mucho menos para ir a la escuela.

A los 18 años, Thierry aceptó a Jesús en el asentamiento, gracias al testimonio de un compañero refugiado, Alex Ndemezo, que siempre parecía alegre y esperanzado. A los 20, Mugabe, su madre y cuatro hermanos, que ahora viven en Dallas, llegaron a Estados Unidos sin costo alguno gracias al programa de reasentamiento de refugiados.

Aunque apasionado por Cristo debido a su transformación de un refugiado deprimido, avergonzado y desesperado a un seguidor de Jesús nacido de nuevo, Mugabe quería aprender más del Señor. Después de tomar clases de inglés como segundo idioma, encontró Northpoint, que se encuentra en Haverhill, Massachusetts, a través del sitio web de las Asambleas de Dios. La beca para estudiantes internacionales de la escuela, financiada con pequeñas donaciones de donantes individuales, pagó parcialmente su matrícula.

En Northpoint, Thierry absorbió información tomando clases sobre el Antiguo Testamento, Nuevo Testamento, historia de la iglesia, formación espiritual, hermenéutica y homilética. También escuchó por primera vez acerca de los grupos de personas no alcanzadas.

Aunque Mugabe tiene un tono de voz suave, dice que no tenía un llamado ministerial cuando llegó a Northpoint, pero que sabía que quería evangelizar a los demás. Cuando escuchó hablar de personas no alcanzadas de oradores misioneros en la escuela, esto tocó su corazón.

“Como inmigrante africano en los Estados Unidos, no me imaginaba a mí mismo como misionero,” dice Mugabe, ahora de 28 años. "Luché con la idea, subconscientemente pensando, no puedo ser misionero.

Sin embargo, cuando leyó Romanos 15:20-21, los escritos del apóstol Pablo resonaron con él: Siempre ha sido mi ambición predicar el evangelio donde Cristo no era conocido... Aquellos a los que no se les dijo acerca de Él verán, y aquellos que no han oído comprenderán.

"Tuve tal ambición," dice Mugabe, quien obtuvo una licenciatura en artes en estudios bíblicos con un titulo en misiones.

Después de graduarse en el 2019 (y convertirse en ciudadano estadounidense), Mugabe ayudó en la Capilla Monte Zion, una plantación de iglesia de Northpoint de las AD en Wells, Maine. En el 2020, se convirtió en ministro acreditado de las AD y fue aprobado para ser un asociado misionero mundial de las AD. Su itinerario está completo y se está preparando para mudarse a Indonesia, la nación con una mayoría musulmana más poblada del mundo (con más de 230 millones de seguidores de esa fe). Solo alrededor de uno de cada 10 en el país de 270 millones afirma ser cristiano.

Inicialmente, Mugabe estará en el personal de International English Service (IES), una iglesia internacional en la capital, Yakarta, pastoreada por los últimos 22 años por David Kenney. IES tiene cuatro campus en el área metropolitana con una asistencia combinada de más de 2.000.

Eventualmente, Mugabe quiere ser una plantador de iglesia en Indonesia. Jeff Hartensveld, director regional de AGWM Asia Pacífico desde el 2017 puede aportar. Hartensveld, de 56 años, sirvió como misionero mundial de las AD en Indonesia de 1989 a 2012, tiempo durante el cual plantó y pastoreó varias iglesias.

“Thierry es uno de los muchos misioneros que esperamos sean de orígenes étnicos diversos,” dice Hartensveld, quien personalmente apoya financieramente a Mugabe cada mes. Aunque Mugabe ha aumentado su presupuesto, Hartensveld señala que la oficina regional de Asia Pacífico ha establecido un fondo de empoderamiento que ha distribuido $ 10,000 a candidatos de minorías étnicas que necesitan ayuda financiera porque apoyar misiones no es parte de su cultura.

Mugabe cree que su experiencia como refugiado lo ayudará a adaptarse más fácilmente al campo misionero que si hubiera vivido toda su vida en los EU.

“Si no hubiera tenido la experiencia de ser refugiado, no habría sido tan fácil hacer la transición a otra cultura,” dice Mugabe. "No estoy nervioso por vivir en cualquier parte del mundo porque no estoy tan apegado al estilo de vida estadounidense."

Mugabe se identifica con la satisfacción del apóstol Pablo en todas las circunstancias como se describe en Filipenses 4:12: Sé qué es lo que se necesita y sé qué es tener mucho. He aprendido el secreto de estar contento en cualquier situación, ya sea bien alimentado o hambriento, ya sea que viva en abundancia o en necesidad.

“Puedo vivir con abundancia y puedo vivir sin ella," dice Mugabe. "He experimentado ambos y he sobrevivido a ambos."

Sin embargo, Mugabe no se define a sí mismo por el pasado, que implicó pasar la mayor parte de su vida en el campo de refugiados de Gihembe sin lo suficiente para comer, enfermedades mortales desenfrenadas y drogas ilícitas y sexo ocupando el tiempo de muchos.

“Preferiría ser conocido como alguien que sirve a Dios que como alguien que sobrevivió a un campo de refugiados,” dice Mugabe. "Intento olvidarme del pasado y seguir adelante hacia el futuro."

Al igual que vivir en Maine, el estado más blanco de los EU, Mugabe será una minoría étnica en Indonesia. Aunque no es ingenuo sobre las diferencias étnicas, Mugabe dice que no le molesta estar en la minoría.

“Si Dios realmente me llamó, me dio el color de mi piel para Su propósito,” dice Mugabe. "Es parte de lo que soy. Esto abrira y cerrara puertas.

Mientras viajaba para recaudar fondos, Mugabe vivió en un apartamento en el campus del Colegio Bíblico Northpoint donde trabajaba como guardia de seguridad. El presidente de Northpoint, David Arnett, es un impulsor.

“Thierry es uno de los ministros jóvenes más dedicados que conozco,” dice Arnett, de 68 años. "Me sorprendió su llamado a Indonesia, porque es de África, pero articula una visión misionera convincente."

“Si no viniera a Northpoint, no iría a las misiones.” dice Mugabe. Dios lo ha colocado en el lugar correcto en el momento correcto."

Related Articles