Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Un espíritu dinámico

Un espíritu dinámico

Don't miss any stories. Follow AG News!



Limitado al este y al sur por el Golfo justo al norte de Corpus Christi, y la frontera con México, la punta sur de Texas está llena de desafíos monumentales.

Este es el Distrito Hispano del Golfo de Texas, geográficamente el más pequeño de los 14 distritos hispanos de las Asambleas de Dios de los Estados Unidos. Sus dos áreas metropolitanas más grandes (ancladas por McAllen y Brownsville) ocupaban el primer y segundo lugar en una lista de las ciudades más pobres de América. Muchos de sus residentes nacidos en el extranjero carecen de documentación legal, lo que limita sus oportunidades.

Luego están los frecuentes desastres naturales, la volátil frontera con México y, en el 2020, COVID-19.

Pero mucho más grande que las dificultades y obstáculos es el espíritu de Filipenses 4:13: Todo lo que el Señor les llama a hacer es posible a través de la fuerza de Cristo. Desde la fundación del distrito en el 2012 como una de los cuatro creados a partir del vasto Distrito Latinoamericano del Golfo (GLAD), este ha crecido de 102 iglesias a 146. A partir de este año, el distrito hispano pretende plantar 20 iglesias cada año durante la próxima década.

"Nunca nos consideramos pobres; no podemos considerarnos víctimas," dice Eddie De la Rosa, de 58 años, superintendente del distrito y miembro de la Comisión de Etnicidad de las AD. "Nuestras iglesias no se preocupan de que seamos 'pobrecitos nosotros' - nos compadezcan. Queremos impactar a la sociedad."

"Si inviertes en asuntos del Reino, el Rey se ocupará de ti," dice Dino Espinoza, presbítero del Distrito General y Superintendente desde el 2012 al 2016. "Aunque tenemos algunos pequeños lugares humildes, tenemos algunas iglesias súper bonitas en pequeñas comunidades por la actitud que tenemos de ganar a los perdidos."

Ambos señalan que los obstáculos tienen soluciones.

El distrito no puede hacer una reunión en una localidad por los controles de inmigración que impedirían la asistencia de algunos congregantes. Así que tres veces al año, De la Rosa, el superintendente asistente Rick Reyes, la secretaria y tesorera Maricela Hernández, y un misionero itinerante como personal recorren las ocho secciones del distrito.

"Ellos no pueden venir a nosotros, así que nosotros vamos a ellos," dice De la Rosa. Eso también ha llevado a la apertura de más escuelas del ministerio (SMOs por sus siglas en inglés) para que todos en la zona puedan acceder a una.

En el 2012, la mayor parte de los 150 pastores del distrito llegó a los 40 años. El distrito se centró en alentar a los jóvenes a convertirse en ministros con credenciales, lo que, gracias en parte a la multiplicación de SOMs, ha hecho que el estudio de la Palabra y la doctrina sean tan accesibles. Hoy en día, el distrito tiene 302 ministros. Espinoza, de 71 años, señala que el 25 por ciento de los ministros tienen ahora 40 años o menos.

Muchos de la generación anterior hablan principalmente español, pero los jóvenes ahora se sienten más cómodos en inglés. Así que las iglesias añaden un segundo servicio para permitir las preferencias individuales. Todas las congregaciones, con excepción de dos, ofrecen al menos un servicio en español.

Las iglesias que han recibido soporte ahora están volviendo su ayuda a otras personas necesitadas. Al ver la provisión del Señor después del devastador huracán Harvey, esta ha fortalecido la fe de los congregantes y pastores por igual, dice De la Rosa. Un fruto de ello, por ejemplo, es el pastor Robert Sáenz, que recibió ayuda para reconstruir la Primera Asamblea de Dios, la iglesia devastada que dirige en Corpus Christi. Ahora usa sus conocimientos para ayudar a guiar a otras congregaciones en situaciones similares.

Lo mismo ocurre en la lucha contra el hambre. De la Rosa cita a Asamblea Familiar Cristiana, plantada por Rafael y Maricela Hernández en la zona rural de Peñitas, a cinco minutos de la frontera con México. Aunque la comunidad es una de las más pobres del distrito, la iglesia dona cajas de frutas y verduras a los necesitados.

"Solíamos ser el campo misionero, los que recibíamos ayuda," dice. "Ahora nosotros damos ayuda."

Mientras que el 2020 puede no parecer un año por el cual estar agradecido, De la Rosa está disfrutando el momento.

"Incluso en medio de la pandemia, estamos entrevistando a candidatos con credenciales y plantando iglesias," dice.

Al notar la fuerza de las Asambleas de Dios de México, De la Rosa dice que los adherentes que migran al Valle del Río Grande buscan iglesias de las AD.

"Incluso si los servicios están en inglés y no entienden ninguna palabra, van por su afiliación," dice.

Ese crecimiento, sin embargo, no ocurrió por sí solo.

Desde el inicio del distrito, Espinoza dice que el Señor le puso la necesidad de invertir en la revitalización y la plantación de iglesias. De la misma manera, hace ocho años, De la Rosa señaló la plantación de iglesias como la clave para el futuro del distrito.

Los líderes de la Red de Multiplicación de Iglesias de las AD visitaron la oficina del distrito en San Antonio para ofrecer un seminario de plantación de iglesia. Ese evento resultó ser el primero de muchos.

"No buscamos excusas para no poder crecer," dice De la Rosa. "Encontramos un camino."

Un método principal para empoderar la plantación de iglesias es a través de una plantación bivocacional, señala Maricela Hernández, especialmente en las áreas pobres. Muchas plantadores son mujeres. Los maridos reconocen el llamado de sus esposas y sostienen financieramente la planta, a menudo comenzando con alcances de niños que satisfacen las necesidades de la comunidad.

"Me molesta que no nos hayamos tomado el tiempo de poner una iglesia en cada comunidad," dice De la Rosa. "Si una pequeña ciudad tiene un distrito escolar, hay suficientes personas para reunirse en una iglesia. Cada comunidad tiene que tener una iglesia."

Related Articles