Iglesia se levanta para satisfacer las necesidades de los trabajadores agrícolas migrantes

Iglesia se levanta para satisfacer las necesidades de los trabajadores agrícolas migrantes

Don't miss any stories. Follow AG News!



Cuando el pastor Brian Lane llega a un campamento de trabajadores agrícolas migrantes en Mulberry, Florida, los niños vienen corriendo. Conocen la rutina: saben que Lane y su pequeño equipo de entrega significan sonrisas, cariño y, sobre todo, una comida casera caliente y deliciosa.

Además de proporcionar cajas de alimentos para 300 familias todos los lunes, martes y jueves, un personal rotativo de aproximadamente una docena de voluntarios de la Primera Asamblea de Dios en Mulberry (FAM) pasa cinco o más horas preparando 300 comidas calientes para ser entregadas a la granja de migrantes familias trabajadoras y otras personas necesitadas.

El esfuerzo del martes y jueves comenzó el 21 de abril después de que Lane hizo una publicación en Facebook solicitando escuchar las necesidades de las personas durante la pandemia. Dani Higgins, quien ha trabajado periódicamente con Lane durante los últimos años y se ha desempeñado como Defensora de los Migrantes de la Escuela Secundaria Mulberry por 16 años, se comunicó.

"La inseguridad alimentaria es enorme en esta área, y no solo ahora, sino siempre," dice Higgins. "Sin embargo, desde que comenzó la pandemia, se ha vuelto abrumadora para los trabajadores agrícolas migrantes y sus familias."

Lane dice que, en general, Mulberry es una comunidad de bajos ingresos con mucha pobreza. Los trabajadores agrícolas migrantes se vieron especialmente afectados por la orden de quedarse en casa — los restaurantes dejaron de comprar alimentos, los agricultores no tenían a nadie a quien vender sus productos (y se pudrió en sus campos), y los trabajadores agrícolas migrantes de repente no tenían trabajo, dinero y solo poca comida.

"La mayoría de los trabajadores agrícolas viven en uno de los cinco parques de casas móviles en Mulberry," dice Lane. "La vivienda en estos parques de casas móviles es deficiente [viviendas que representa un riesgo para la salud y el bienestar físico de sus ocupantes] hasta el punto de que las personas que viven allí se consideran personas sin hogar."

MINISTERIO Y TERAPIA

A pesar de que FAM tiene un promedio de 150 servicios de asistencia (antes de la pandemia), al agregar un ministerio de proporcionar 300 comidas dos veces por semana, se necesita un compromiso de tiempo significativo.

Dios ya tenía a alguien en mente para dirigir este esfuerzo.

"Me puse en contacto con el pastor Brian, porque realmente quería ayudar a la iglesia," dice Michelle Snover, "pero no tenían nada en ese momento." Pero dentro de la semana, me volvió a llamar y dijo que tenía algo para mí."

Proporcionar comida para los necesitados era el lugar ideal para que Snover sirviera, ya que su pasado era una mezcla de compasión y dolor. Como enfermera, le apasionaba ayudar a las personas. Sin embargo, su vida personal fue sacudida por la desesperanza y el vacío. Como madre soltera, había empezado a beber y se había convertido en alcohólica.

“Yo era atea. No sabía ni me importaba nada sobre la iglesia o la religión.” dice Snover. "Estaba en un punto muy bajo y malo, y estaba aguantando, apenas sobreviviendo."

Snover terminó en la corte y desde entonces eligió asistir a un programa de 12 pasos. Un amigo la invitó a venir a la iglesia, que resultó ser FAM. Al principio, ella se resistió y definitivamente no iría sola. Ahora, a ella le encanta ir sola cada vez que la iglesia está abierta.

"Ahora estoy sobria por 21 meses ahora," dice Snover. “El pastor Brian y toda la iglesia han sido tan solidarios, no les importa quién es usted, cuál es su problema, cuáles son sus antecedentes, están dispuestos a ayudar. Realmente es una cosa de Dios."

Snover señala que el orden de quedarse en casa es muy difícil para las personas que se están volviendo adictas, sin importar su adicción. Sin las reuniones regulares, el apoyo de líderes y compañeros, y sin ir a trabajar, las personas se aburren, toman malas decisiones y vuelven a tener problemas.

Sin embargo, para Snover, liderar un equipo de aproximadamente 12 personas para preparar comidas dos veces por semana y luego ayudar a entregar esas comidas es muy terapéutico.

“Mientras que manejamos para entregar las comidas, también puedo hablar con el pastor Brian y él me da consejos. Antes, no sabía nada de Dios ni nada de religión; ahora, esta iglesia es mi segunda familia."

EN LOS CAMPOS

Para Snover, Lane y aquellos que ayudan a entregar las comidas, no hay muchas cosas que traen una combinación tan única de alegría y dolor que cuando se entrega la comida.

"Es como entrar en un país del tercer mundo," dice Lane, refiriéndose a las viviendas en ruinas en las que viven los trabajadores agrícolas. “Al principio, íbamos tocando puertas y ofreciendo comida a la gente. Ahora, cuando ven la camioneta, los niños vienen corriendo y la gente sale a saludarnos. Todos aprecian y están muy agradecidos por la comida.”

Como la mayoría de los trabajadores hablan muy poco inglés y Lane solo tiene un conocimiento "general" del español, existe una brecha en la comunicación verbal. Pero no se puede perder la compasión y el amor de Cristo expresados por sus actos de bondad, sonrisas y ayuda continua.

"Sentimos la presencia de Dios cada vez que vamos a repartir las comidas," dice Lane.

Además de los campamentos de migrantes, el pequeño equipo de cuatro personas también ofrece algunas comidas a otras personas que lo necesitan desesperadamente, además de proporcionar algunas comidas para aquellos que luchan por liberarse de la adicción.

La comunidad ha tomado nota de los esfuerzos de la iglesia, con la mayoría profundamente agradecida.

"Un hombre de negocios me llamó y me dijo que iba a pasar por la iglesia," recuerda Lane. “Cuando el llega a la iglesia, alcanza la consola central y saca $ 5,000 en efectivo, me lo da y dice: 'Sigue alimentando a la gente.' ¡Varios días después, él vino de nuevo y me entrego otros $5,000!

Lanes dice que otras personas le han estado entregando dinero — $50 aquí, $100 allí —para ayudar a la iglesia a pagar el costo de $800 a la semana lo que cuesta hacer la comida, incluido a un misionero que les dio $1,000. Recientemente, también recibieron un fondo de ayuda de United Way para aumentar la cantidad de cajas de comida que entregan los lunes.

Para Lane y los miembros de FAM, ha quedado muy claro que Dios los está bendiciendo a través de sus esfuerzos para satisfacer las necesidades y representar el amor de Cristo.

Sin embargo, Lane admite que no todo es sol en el estado del sol.

"Hay un lado oscuro," dice. “Hay algunas personas de la comunidad que preguntan qué estamos haciendo — por qué estamos ayudando a esas personas y publican algunos mensajes realmente racistas. . . así que no todo es maravilloso."

TODO EL TIEMPO

Aunque Lane solo ha estado sirviendo en FAM durante los últimos cinco años, Higgins, debido a su familiaridad con la población migrante local, señala que al responder la iglesia a la necesidad de las comidas del martes a jueves no fue un gran sorpresa para ella.

"Esto no es nuevo, FAM y el pastor Brian es increíble." dice Higgins. “En este momento tenemos una gran afluencia de inmigrantes de Guatemala, y cada vez que necesito ayuda, recoger personas o uniformes para niños que no los tienen — siempre dice que sí. El ha actuado como Papá Noel, la iglesia ha traído juguetes, hacen asados a la parrilla en los campamentos, han construido relaciones."

Lane agrega que justo antes del cierre, la iglesia había comenzado a buscar un voluntario para dirigir un ministerio en español. Explica que han visto a muchas personas que vienen a la iglesia debido a sus distribuciones de alimentos en cajas el lunes, pero debido a que actualmente no tienen a alguien que pueda ministrar con fluidez en español, es una barrera para los inmigrantes y trabajadores agrícolas que solo hablan español.

Y a pesar de que hay algunas personas que están molestas porque la iglesia satisface las necesidades de las personas que están haciendo un trabajo que muy pocos tienen la resistencia física o la voluntad de hacer, Lane dice que su iglesia continuará satisfaciendo sus necesidades lo mejor que pueda su habilidad.

"No soy miembro de su iglesia, pero soy un gran admirador de la iglesia y el pastor Brian," dice Higgins. “Mucha gente va y viene, pero él sigue siendo muy visible. . . Realmente muestra lo que él cree por sus acciones. Ellos (Lane y la iglesia) siempre están buscando formas de ayudar en la comunidad, eso dice mucho sobre su iglesia y su fe.”

[Ruta de la galería de fotos = "/sitecore/Media Library/PENews/Photo Galleries/Mulberry"]

Related Articles