Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Empoderando a la próxima generación

Empoderando a la próxima generación

Don't miss any stories. Follow AG News!



El pastor Joel L. Buckner ha tenido la oportunidad única de influir en multitudes a lo largo de su vida como ministro, líder de adoración y compositor. Durante los últimos 8 años, Buckner ha servido en el personal de la Iglesia Comunitaria Nacional (NCC) en Washington, D.C., que está dirigida por Mark A. Batterson.

Sin embargo, aunque esta floreciente congregación de las Asambleas de Dios se encuentra cerca del latido del corazón de una nación en un vibrante centro urbano, está claro que NCC tiene un corazón enfocado en conocer a personas en temporadas clave de sus vidas. A Buckner le apasiona trabajar con adultos jóvenes que luchan con su lugar en la vida y su papel en el reino de Dios.

Buckner creció en la casa de un pastor, "nació en las bancas," como él lo describe. Mientras pastoreaba, su padre, Otis, era propietario de una empresa de construcción, mientras su madre, Bailene, trabajaba como enfermera y se servia como profesora de la Escuela Dominical. Por eso siempre supo que el ministerio es algo que ocurre tanto en la comunidad como en la iglesia.

A partir de los 12 años, dirigió la adoración, luego el coro de la iglesia, así como también dirigió proyectos y eventos para jóvenes.

"He estado en posiciones de liderazgo la mayor parte de mi vida, principalmente en áreas de desarrollo de personas." explica Buckner, de 41 años. El llamado de Dios a la vida de Buckner parecía evidente como joven, pero en formas que aún no imaginaba.

Después de la secundaria, Buckner obtuvo una licenciatura en psicología de la Universidad Estatal de Wright en Dayton, Ohio. Mientras estuvo allí, se encontró dando forma a vidas a través de programas de aprendizaje para adultos jóvenes en momentos de transición. Esto llevó a una posición en la Universidad de Dayton, supervisando los servicios estudiantiles para estudiantes afroamericanos.

"Sin embargo, siempre sentí que había una mayor pasión y llamado en mi vida," dice.

Mientras estaba en Dayton, otros a menudo le pedían que dirigiera la adoración o dirigiera un coro.

"Siempre me encantaba cantar y escribir canciones, pero había intentado mantenerme alejado," dice. Pronto, sin embargo, Dios lo guió hacia lo que él llama sus "dobles pasiones" de trabajar con jóvenes junto con la escritura y el canto de canciones.

En última instancia, Buckner se mudó a Nashville para seguir su pasión por la música. Allí floreció, cuando Dios abrió las puertas para cantar y escribir canciones con música gospel. Pasó seis años interpretando y componiendo música para destacados artistas y líderes de adoración.

Eso cambió con la Gran Recesión de 2008, cuando Buckner fue despedido de su trabajo en un centro de aprendizaje para jóvenes.

“Perdí mi auto, mi casa y todo lo relacionado con mi identidad,” dice Buckner. "Pero también fue un año en el que Dios reformó mi punto de vista." La experiencia del desierto se convirtió en una fuente de bendición a medida que obtenía conocimientos de Dios durante la oración mientras caminaba varias millas al día hacia su nuevo trabajo.

“Es fácil para nosotros alinearnos con el Sueño Americano del éxito, donde logramos un cierto estatus, pero estamos tan lejos de los propósitos y el llamado de Dios,” dice Buckner.

Luego un amigo ministro, Kurtis Parks, se acercó a Buckner con una propuesta que cambió la vida. Buckner aceptó su oferta para mudarse a Washington, DC y ayudar a dirigir la adoración en NCC. Parks ha regresado a Nashville y ahora es pastor de la Iglesia Puentes.

En la actualidad, Buckner, junto con su esposa, Winta, está escribiendo música y dirigiendo la adoración en el campus Lincoln Theater de la iglesia de las AD. La iglesia se ha plantado estratégicamente en tres lugares únicos de la zona: un entorno urbano (Lincoln Theater), un entorno suburbano (Campus Capitol Hill) y un campus del norte de Virginia que sirve a un entorno rural y una congregación más pequeña. Esta diversidad refleja una apreciación por parte de NCC de que hay iglesias de todos los tamaños y en todos los lugares que sirven eficazmente en el reino de Dios. De la misma manera, cada persona tiene un valor inherente dentro de su entorno, llamados y conjuntos de habilidades. Tal valor florece dentro de la otra pasión ministerial de Buckner: proporcionar liderazgo para el Programa Protégé de NCC, un papel en el que ha servido por 5 años.

"Protégé es una palabra elegante para el discipulado, para la mentoría," dice Batterson. "Protégé es la forma en que pasamos la batuta del liderazgo a la próxima generación." Sin embargo, el impacto de Protégé llega mucho más allá de lo que a menudo se define como discipulado.

Cada año, hasta ocho adultos jóvenes son aceptados en un programa intensivo de 9 meses para explorar quiénes son en Cristo y descubrir cómo los ha llamado a servir. Normalmente, aquellos inscritos tienen entre 23 y 26 años, y se esfuerzan por descubrir su llamado, lo que no necesariamente se traduce en ministerio a tiempo completo. Por lo general, solo una cuarta parte de los alumnos se convierten en pastores o misioneros. El resto se mueve en vocaciones como agentes inmobiliarios, empresarios, trabajadores sociales y otras carreras.

Los ocho participantes elegidos cada año pasan a formar parte del personal de NCC. Sin embargo, no dedican su tiempo a hacer copias en una impresora ni a controlar la máquina de café. Interactúan y aprenden de los diversos miembros del personal ministerial, incluso cuando ofrecen nuevas perspectivas, ojos frescos y celo de bienvenida a los ministerios de la iglesia. Su rol es integral para lo que está sucediendo en NCC durante su tiempo de servicio.

Buckner ha llegado a ver el discipulado uno a uno como su nicho, invirtiendo en individuos, en lugar de buscar a las masas.

"Si Jesús estuviera caminando por la tierra hoy, no sé si lo encontraríamos en Facebook o Instagram, estableciendo su números de seguidores," dice Buckner. "Creo que estaría en un rincón de la calle, sentado con 12 personas, diciéndoles, ‘Permíteme que venga a ti y sienta el peso que estás cargando. Permíteme mostrarte una manera diferente."

[Ruta de la Galería de Fotos= "/sitecore/Media Library/PENews/Photo Galleries/Protege Youth"]

Related Articles