Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Escapando de las garras de la adicción a los analgésicos

Escapando de las garras de la adicción a los analgésicos

Don't miss any stories. Follow AG News!



La vida de Klayton Forrest Kirkwood dio un giro dramático a la edad de 20 años cuando un conductor borracho de otro vehículo no paro un cartel de alto y chocó la Dodge Caliber de Kirkwood en Albuquerque, Nuevo México.

Kirkwood soportó la peor parte del impacto, que resultó en una clavícula gravemente quebrada, una rótula fracturada, tres costillas quebradas y un tobillo quebrado. Pasó las siguientes 18 horas inconsciente.

El accidente ocurrió cuando Kirkwood regresaba a su dormitorio durante su segundo año en la Universidad de Nuevo México. El auto había sido un regalo de sus padres Paul and Brenda Kirkwood por su graduación de secundaria.

Después de una cirugía de tobillo y de cuatro meses de confinamiento en una silla de ruedas, Kirkwood regresó a las clases de la Universidad de Nuevo México, pero se retiró rápidamente. El mismo patrón ocurrió en la Universidad Eastern de New Mexico y la Universidad Estatal New Mexico. Aunque las lesiones traumáticas resultaron en dificultades para concentrarse en los estudios, Kirkwood dice que otro factor lo afectó.

"A medida que mi uso de sustancias, especialmente marihuana, aumentó, mi confianza en el Señor disminuyó," dice. "Tomé una serie de malas decisiones que distorsionaron mis prioridades, la mayoría de ellas al elegir un estilo de vida contraproducente para mi educación."

Del mismo modo, Kirkwood rebotó en torno a una serie de trabajos: personal de recepción del hotel, camarero del restaurante, programador de gasoductos de refinería petrolera, vendedor de teléfonos celulares. Una fuerte suma de dinero de los seguros por la colisión le impidió tener preocupaciones financieras.

“El dinero me permitió vivir de manera irresponsable,” recuerda Kirkwood. "En lugar de ponerme el cinturón y trabajar, me iba de fiestas."

Aunque se crió en una casa cristiana, Kirkwood se alejó de su fe cuando ocurrió el accidente. Se había interesado más en incursionar en drogas como la cocaína y el éxtasis que en tener una relación con Dios.

Kirkwood se dio cuenta de que se sentía mucho mejor después de tomar los medicamentos prescritos para aliviar su agonía.

En consecuencia, el accidente provocó una adicción de 8 años a los medicamentos.

“Decidí contarles a los médicos una historia triste, que tenía más dolor del que realmente tenía para obtener más pastillas o pastillas más fuertes,” recuerda Kirkwood. "Manipulé el sistema."

La estrategia continuó mientras Kirkwood se movía de un lugar a otro. Una mirada a las radiografías de su clavícula distorsionada convenció a los médicos de recetar medicamentos potentes.

Un par de años después del accidente, la adicción a los analgésicos comenzó en serio. La hidrocodona se convirtió en su principal droga. A veces tomaba Percocet; Oxycontina con menos frecuencia.

Kirkwood siguió mudándose, pensando que su entorno causaba sus problemas en lugar de las decisiones que tomaba. Se mudó a Portales, Roswell, Las Cruces y Albuquerque en Nuevo México, así como a Denver en Colorado y Dallas y Lubbock en Texas. Entre tanto, regresó con sus padres cuatro veces para estadías prolongadas en Artesia, Nuevo México.

A finales de 2013, Kirkwood había comenzado a complementar sus analgésicos recetados con analgésicos ilegales de los traficantes de drogas en la calle. En retrospectiva, Paul Kirkwood se da cuenta del extraño comportamiento de su hijo — como dormir por las tardes — indicaba una dependencia a los medicamentos. Pero Paul y Brenda realmente no comprendieron la profundidad de la adicción de su unico hijo hasta que Klayton apareció en la escuela primaria donde Brenda enseñaba en el 2015.

Klayton le entregó un mensaje sorprendente: si no recibía ayuda rápida, tendría una sobredosis de drogas, iría a la cárcel o lo matarían.

Ronnie Williams, pastor de Harvest Fellowship, la iglesia a la que asisten Paul y Brenda, sugirió inscribir a Klayton en el Centro de Hombres Desafío Juvenil en Tucson, Arizona. Los Kirkwood llevaron a su hijo allí de inmediato.

Fue dificil para Klayton al principio y después de dos días llamó a sus padres y les pidió dinero para volver a casa. Ellos se negaron.

"Nos llamó para comprarle un boleto de autobús, pero dijimos que no," recuerda Paul. En cambio, le enviaron tarjetas de ánimo cada semana expresando su amor.

Durante dos meses, Kirkwood no se sentía mejor. Luego, en un servicio de capilla un día, comenzó su transformación. Él fue al altar a orar como había hecho casi todos los días que había estado en el programa. Pero, dice Kirkwood, escuchó a Dios hablándole en forma audible por primera vez: Ve a hacer las cosas que te he llamado a hacer. Ten fe en que mis bendiciones te seguirán.

Kirkwood entregó su vida a Cristo ese día.

"Comencé a construir relaciones, no basadas en el uso de drogas, sino en el amor cristiano," dice Kirkwood. Se graduó del programa de 13 meses y luego sirvió como practicante en las instalaciones de Tucson. Permaneció como coordinador de admisión, contador y luego, en marzo de 2020, supervisor del centro. En ese puesto, supervisó las actividades diarias del programa.

Solo dos meses después, comenzó a desempeñarse como director interino del centro. Un par de meses después, el puesto se volvió un trabajo permanente.

Paul Kirkwood cree que los padres en tales situaciones deben mostrar un amor duro templado con compasión.

"Si los padres no ayudan a sus hijos, abren una puerta al diablo," dice Paul, de 60 años, profesor jubilado de estudios sociales. "Es nuestro trabajo como padres velar por nuestros hijos a través de lo bueno y lo malo."

Jeff D. Richards, director de operaciones del Desafío Juvenil Arizona con sede en Tucson, da crédito a los padres de Kirkwood por ayudar a su hijo a recuperar tracción y su posterior ascenso rápidamente. A diferencia de algunos ex adictos, Kirkwood no muestra síntomas físicos de haber sido adicto alguna vez, según Richards, quien se graduó en el Centro de Hombres de Tucson en 1988.

"Los padres de Klayton invirtieron mucho en él," dice Richards de 55 años. "La humildad, la cortesía, la conciencia, la autodisciplina y la perseverancia que manifiesta ahora se remonta a su educación."

Richards, que ha trabajado en Desafío Juvenil por 31 años, dice que Kirkwood responde bien bajo presión y debido a su inteligencia callejera, no es engañado fácilmente por los adictos que ingresan al programa. Richards dice que aprecia la curiosidad de Kirkwood y su oferta de orar cada vez que hablan de negocios por teléfono. Desafío Juvenil es un ministerio de las Misiones de los EU.

Kirkwood supervisa a 15 empleados en el Centro de Hombres de Tucson, que alberga a 20 estudiantes. El 23 de abril su vida tomó una nueva dirección al casarse con Kaitlyn Ramos.

"Comparto con los estudiantes todos los días la necesidad de decir que sí a lo que sea que Dios nos pida," dice Kirkwood, ahora 32. "Confiando en el camino de Dios nunca me desviaré."

Related Articles