Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

El perdón triunfa

El perdón triunfa

Don't miss any stories. Follow AG News!



Recuerdos amargos de la infancia de Josh D. Lee en Texarkana, Texas lo rodean. Alimentado por el alcohol, su padre adoptivo lo golpeaba frecuentemente con puños, cables de extensión, botellas de cerveza, trozos de madera y cinturones de cuero con hebillas de metal pesado.

"Quebrantado, Dios me mandó a perdonar al padre que me adoptó," dice Lee, pastor principal de la Primera Asamblea Ministerios Faro en Texarkana.

Criado en un hogar disfuncional, Lee era aún un bebé cuando su padre biológico desapareció sin casarse con su madre. Adoptado a los 2 años por otro hombre con el que se casó su madre, las subsiguientes palizas casi condenan el futuro del niño. Él eligió drogas, alcohol y delitos para enfrentar el dolor.

"Busqué la aceptación y la validación en la vida de la calle," dice Lee, que ahora tiene 43 años.

Lee, que hoy es presbítero seccional en el Distrito Norte de Texas de las AD, se introdujo en la cultura de la música hip hop. Obtuvo una reputación violenta, lo que resultó en arrestos por ataques, venta de drogas ilegales y allanamiento de morada.

Después de ser expulsado de la escuela secundaria a los 16, pasó un par de años, pasando la mayoría de los días desperdiciado en marihuana y alcohol.

Inesperadamente, los agentes del FBI y los diputados del sheriff del condado lo enfrentaron. Ellos cuestionaron sus lazos criminales y amenazaron con la cárcel. Como solución, aceptó una oferta muy poco habitual: borrar sus antecedentes policiales y alistarse en los Marines de Estados Unidos.

Al dejar Texarkana en 1997 a la edad de 18 años, Lee se presentó en la Base del Cuerpo de Marines de Camp Pendleton en California. Los escépticos predijeron el fracaso. En cambio, él destacó como recluta modelo.

Se graduó con honores en el campamento de entrenamiento y en dos años fue ascendido a sargento. Dejó de consumir drogas, pero siguió abusando del alcohol.

En 1998, Lee se enfrentó a un acontecimiento crucial de entrenamiento en la estación aeronaval de Pensacola en Florida. Mientras esperaba a sus amigos en su barraca para irse de fiesta, un soldado de primera al que nunca había conocido apareció, proclamando: "Josh, acabo de salvarme. Ven a verme bautizado en agua."

Sin embargo, Lee accedió a seguirle y convenció a sus compañeros a que le acompañaran. Sorprendentemente, terminaron en la Asamblea de Dios de Brownsville, llamado el "Derramamiento de Pensacola" en el Espíritu Santo que ocurrió a mediados y finales de los noventa.

La adoración, la predicación y los bautismos desconcertaron a Lee. Él decidió irse pero vio a una joven atractiva, Shauna Schroeder — visita de una iglesia en Pensilvania — en la banca detrás de él. Intercambiaron direcciones; en un plazo de 10 meses, se casaron.

Lee se desplegó en el Golfo Pérsico en 1999, sirviendo en un portaaviones. Mientras estaba en Oriente Medio, su mujer dio a luz a su primera hija, Tristen. Como padre nuevo, decidió no volver a enlistarse y regresar a casa en Texarkana en 2001. Sin embargo, la transición alteró su identidad. Se perdió el estrecho vínculo de camaradería del ejército. Y sin trabajo, su consumo de alcohol aumentó.

Shauna comenzó a asistir a la Primera Asamblea de Dios. En respuesta, el sospechoso Josh inventó la idea de que su esposa se había involucrado románticamente con un congregante. La siguió un domingo, borracho y con la intención de atacar al novio imaginario. Encontrarla sola en un banco confundió a Josh, pero se sentó junto a ella.

El agudo sermón que Hal Haltom predicó sacudió a Lee. Él volteo hacia su esposa exclamando: “¿Por qué le contaste al pastor sobre mí?"

Respondió a un llamado al altar, llorando lágrimas cálidas por primera vez en su vida.

"Di mi vida a Jesús inmediatamente," dice Lee. "Fui gloriosamente salvado en un momento."

Las maldiciones y las adiciones de Lee a la nicotina y el alcohol desaparecieron. Encontró un trabajo de ingeniero en el cercano Red River Army Depot y se unió a su esposa asistiendo a la Primera Asamblea.

Siguieron los cursos de la Universidad Global, que le condujeron a obtener credencial ministerial de las AD. En el 2004, dejó su trabajo gubernamental para convertirse en pastor juvenil, cargo que ocupó durante 5½ años.

Se convirtió en pastor de la Asamblea de Dios Piedra Angular en Atlanta, Texas, en el 2009. Lee regresó a casa para dirigir la Primera Asamblea en el 2019.

Robby Radford, miembro de la Primera Asamblea, asistió al instituto con Lee y fue testigo de algunos de los castigos que recibió.

"Vi como tiraron a Josh de su puerta una vez porque no corría lo suficientemente rápido como para darle a su padre una cerveza de la hielera," recuerda Radford, de 43 años. "Me sorprendió cuando Josh llegó a la fe y lo ferviente que era."

A pesar de que COVID-19 cerró la Primera Asamblea por cuatro meses y de que Lee contrajo el virus, la iglesia está creciendo de nuevo. Las donaciones a las misiones aumentaron a más de 100,000 dólares en el 2021. La Primera Asamblea también apoya un ministerio en la Reserva Sioux Lakota Rose Buden Dakota del Sur y está ayudando a construir una nueva iglesia allí a través del ministerio de los misioneros estadounidensesJohnny y Heidi Wade

Además de Tristen, los Lee tienen dos hijos biológicos, Jacob y Jeremiah, y dos niñas adoptadas, Hollie y Hayley. Lee está agradecido de que su madre también encontrara la salvación en Jesús y de que Dios le permitiera perdonar a su padre adoptivo cara a cara en 2002, antes de que muriera en el 2009.

Related Articles