Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Dejando la violencia; encontrando libertad

Dejando la violencia; encontrando libertad

Don't miss any stories. Follow AG News!



Para la mayoría de los niños, sacar la basura es solo una tarea doméstica. Para Michael A. Chavez, la ruta para deshacerse de la basura en la infancia lo llevó a pasar junto a un vecino que repetidamente abusó sexualmente de él. Soportó sermones de su madre sobre ser perezoso por evitar las tareas del hogar en lugar de enfrentar la vergüenza de contarle lo que sucedió. Confiaba en sus amigos, pero ellos lo ridiculizaban. El trauma de su experiencia provocó la desconfianza y los comportamientos nocivos que marcaron su vida durante casi tres décadas.

“La única respuesta que vi que tuvo el efecto que yo quería fue la violencia,” recuerda Chávez.

La juventud de Chávez se convirtió en un borrón de violencia, drogas y encarcelamiento. Su hoja de antecedentes penales incluía la detención juvenil a los 11 años, pasar tiempo en una prisión mexicana, regresar a los EU solo para volver a los viejos hábitos con viejos amigos y terminar en la cárcel nuevamente.

"Llegó a un punto en el que me despertaría cómodo detrás de los bares," dice Chavez. "Cuando te despiertas cómodo en la cárcel, eso es una mala señal."

Chávez, ahora de 38 años, señala que solo vio unos pocos meses del mundo libre a lo largo de sus 20 años. Su último encarcelamiento siguió a una pandilla de motociclistas, donde Chávez admite que valoraba su estilo de vida violento y las drogas por encima de todo, incluyendo a su familia.

“Me gustaba la sensación de que la gente me tuviera miedo,” dice Chávez. "Me gustaba aparecer y que me estropearon para hablar conmigo. Pero no fue todo por nada."

Después de su liberación de la cárcel en 2019, Chavez recibió un mensaje contundente de su madre, Sylvia: Mi hijo, cuando sales, no vas a tener un lugar al que acudir si no cambias.

Él la creyó. Chávez sabía que tenía que lidiar con su adicción.

Una búsqueda desesperada de un centro de tratamiento llevó al Desafío Juvenil y de Adultos, el programa de Misiones de las Asambleas de Dios de los EU. Chavez entró a la instalación de Shafter, California.

Danny Bond, profesor/estudiante defensor en las instalaciones, trabajó con Chavez y recuerda su antagonismo cuando llegó.

"Michael procedía de un entorno penitenciario difícil," recuerda Bond. "Estuvo involucrado en un club de policía de motocicletas, un verdadero titular de parches."

Aunque Chávez se conectó bien con Bond y otros en Desafío Juvenil, inicialmente se resistió a las reglas del programa. Chávez llamó a un amigo para que lo ayudara a salir y le dijo que tocara la bocina cuando llegara, para que Chávez saliera.

"Estaba empaquetando mis cosas, y empecé a ver cosas — cosas que estaba haciendo, cosas que hice en el pasado como si estuviera viviendo ese momento," cuenta Chavez. "Y seguí escuchando esta voz que me decía que me quedara, que abriera mi corazón y mi mente."

Chavez atribuye la visión a la intervención divina. Al final escuchó a su amigo llamándolo.

“Pero no me levanté,” dice Chávez. “Solo me quedé allí. Esa fue la mejor decisión de mi vida."

Ese día, Chavez recuerda experimentar una emoción que rara vez había conocido: alegría.

:"No me había sentido así en tanto tiempo," dice Chavez. "Comencé a llorar y agradecer a Dios por permitirme otra oportunidad, otro día de vida."

La transformación de Chavez sorprendió a Bond.

"Cuando llegó, se rompió," dice Bond. “Se encontró con el Espíritu Santo e invitó a Jesús a su corazón y se convirtió en una nueva persona. Él confió en el Señor y acaba de cambiar su vida."

Cuando Chávez completó el programa de un año de Desafío Juvenil, le dio a Bond su gorro de la pandilla de motociclistas.

"Me lo dio como un trofeo," dice Bond, "un símbolo de poner su pasado detrás de él."

Chávez se matriculó en el Colegio Instituto de Educación Unida en Encino, California, y luego comenzó a trabajar como asistente médico en un centro de atención de urgencia. Planea asistir a la Escuela de Artes Médicas Gurnick para mejorar su educación.

Related Articles