Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Amigos al aire libre de Jesús en Nueva Orleans

Amigos al aire libre de Jesús en Nueva Orleans

Don't miss any stories. Follow AG News!



En los barrios marginales de Nueva Orleans, como Seventh Ward, St. Roch y Tremé, algunas casas siguen llevando X pintadas con espray como trofeos mórbidos, colocadas por los equipos de búsqueda de víctimas del huracán Katrina del 2005. Algunos edificios deteriorados muestran marcas descoloridas del nivel del agua por el lento drenaje de las pútridas aguas de la inundación. Para los residentes de toda la vida de la Ciudad de la Media Luna, esa tormenta cataclísmica es la línea divisoria entre el antes y el después.


Mientras que la mayor parte de Nueva Orleans se ha recuperado y ha seguido adelante, la miseria prospera en medio de estructuras abandonadas, solares llenos de maleza y agujas, y pasos subterráneos de la Interestatal 10 donde duermen los desamparados de la ciudad.

Durante ocho años, el misionero de los Ministerios Interculturales de las Misiones de los EU Joshua J. Holder, de 41 años, ha atendido a los "amigos de afuera," la mayoría de los cuales son indigentes crónicos, adictos, tienen más de 50 años y sufren enfermedades mentales. El ministerio de Holder y su esposa, Andrea, es Alcance Urbano: New Orleans, que opera un remolque de cocina mientras extiende la amistad y comparte las buenas nuevas del amor de Cristo. Forma parte de una organización misionera de plantación de iglesias de las AD fundada por Jay Covert que llega a los barrios marginados de las ciudades de Estados Unidos. Además, Alcance Urbano: Nueva Orleans está asociado con el Refugio Runners con sede en Dallas.

El objetivo general de Alcance Urbano: New Orleans es la restauración de las relaciones, incluida la más importante para la eternidad. La falta de vivienda, dice Holder, no se produce simplemente cuando se acaba el dinero.

"Empieza cuando se acaban las relaciones," dice. "Queremos ver que se rompan las cadenas de la adicción y de las heridas del pasado. Queremos ver la restauración de las relaciones, sobre todo su relación con Jesús."

La razón va más allá de la adicción y tiene que ver con algo más arraigado que causa la dependencia. Holder cita a Willy, el "alcalde" de la carretera subterránea I-10 donde vivía. Willy tuvo una pelea con su familia, y cuando los Holders lo supieron estaba tan borracho que no podía hablar. Los Holders empezaron a ministrarle llevándole calcetines, comida y bolsas de higiene, y ofreciéndole cada vez una oración, "que él rechazaba rotundamente," dice Holder. "Nos alejábamos y orábamos por Willy."

Sin embargo, en cuatro meses, Willy dejó de beber alcohol. Una vez sobrio, compartió con Holder las necesidades, a veces incluso las tallas de ropa, de otras personas que vivían debajo del puente. Y una vez que Willy tuvo la mente clara, recibió la oración.

Holder llevó a Willy a Cristo y al bautismo en el Espíritu Santo. Sentado en su sillón que se convierte en cama en su campamento bajo el puente, Willy disfrutaba leer la Biblia que le habían regalado los Holders.

Alcance Urbano reanudará pronto sus servicios religiosos móviles, suspendidos por el coronavirus, bajo un paso elevado en medio de tiendas de campaña. La organización atiende semanalmente a 150 personas que viven en la intemperie, bajo los puentes o en casas en ruinas en Nueva Orleans, donde los crímenes violentos son endémicos. A cada servicio le sigue una cena de confraternidad.

Las tasas de homicidio en la ciudad son elevadas; los apuñalamientos y los tiroteos se han vuelto demasiado familiares, especialmente entre los desamparados. Muchos lugareños sufren enfermedades crónicas como diabetes y enfermedades cardíacas. La experiencia de Holder como paramédico durante casi 20 años viene como anillo al dedo. Sabe que en los barrios difíciles de Nueva Orleans, sus conocimientos de paramédico pueden resultar útiles.

"Todavía llevo un botiquín en mi camión Avanza La Luz," dice. Ese botiquín incluye los suministros típicos de primeros auxilios, así como torniquetes para heridas de bala. "Aún no ha tenido que utilizarlos." Las sobredosis de opioides se volvieron tan comunes entre los desamparados que durante un año su botiquín incluyó también el medicamento Narcan para revertir su impacto mortal.

El ministerio lleva a cabo actividades de comida, como comidas al aire libre para el Departamento de Policía de Nueva Orleans, que pronto se ampliarán a picnics para el cuerpo de bomberos de la ciudad, los servicios médicos de emergencia y las enfermeras.

Holder revisa las actas de la policía en busca de muertes no clasificadas. A menudo, así es como se entera de que ha muerto alguien que conoce en las calles. Entre ellos se encuentra Paul, uno de los tres que sufrieron una sobredosis de heroína, y otros cinco que murieron en siete meses hasta mediados de 2020. Ese número incluye a Peg, que murió en un inodoro portátil debido a una afección cardíaca, y al anciano Sr. Charles, que simplemente desapareció. "Asumimos que había muerto," dice Holder.

En diciembre pasado murió Willy. Tenía más de 60 años. Había estado sobrio por 4½ años.

John A. Stout, fundador del Refugio Runners, conoció a los Holders a mediados de los 2010 en un suburbio de Nueva Orleans mientras trabajaban en una operación de socorro posterior al tornado.

"Su corazón por los desamparados es lo que realmente me atrajo a ellos," dice Stout, de 45 años. "Tienen el mismo corazón que nosotros," dice Stout. "Nuestro trabajo y nuestra responsabilidad es amar (a los desamparados) y eso es todo lo que tenemos que hacer. Comparte comidas, pero lo que es más importante, comparte relación."

[PhotoGallery path= "/sitecore/Media Library/PENews/Photo Galleries/Holder New Orleans"]

Related Articles