Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Aprendiendo de Su hora más oscura

Aprendiendo de Su hora más oscura

Don't miss any stories. Follow AG News!



Con frecuencia, cuando una pareja soltera, en particular los adolescentes, participa en un aborto, posteriormente se separan. No quieren estar cerca de un compañero que les recuerde esa experiencia traumática.

Pero después de que Dina Russell, de 19 años, tuviera un aborto, Jerry Davenport no renunció a la relación. Siguieron con la relación, y de hecho se comprometieron a permanecer abstinentes. La pareja se casó un año después — y ahora lleva 35 años casada.

Dina, nacida y criada en Murfreesboro, Tennessee, nunca imaginó estar en una situación tan comprometida.

"Crecí como una buena niña de iglesia, pero bajé la guardia," recuerda Dina. "No era promiscua, no bebía. No fumé, no hice ninguna de esas cosas."

Sin embargo, hay que reconocer que Dina no estaba donde debía estar en su relación con el Señor. Poco después de un momento de debilidad, descubrió su embarazo.

En una era de condenación del pecado sexual, Dina estaba terriblemente asustada. Su padre, Rod, dirigía el culto y presidía la junta de diáconos de la iglesia bautista a la que asistía la familia. Su madre, Brenda, enseñaba en la escuela dominical.

Dina razonó que en lugar de avergonzar a su familia, necesitaba abortar a la hija que crecía en su interior. Jerry, aunque no era cristiano en ese momento, le dijo que se oponía a su decisión. Dice que sufría de baja autoestima y mala reputación en su comunidad en ese momento.

"Vi al bebé como alguien que finalmente me aceptaría por lo que soy y no me juzgaría," dice Jerry.Sin embargo, Jerry acordó acompañar a Dina a un centro de aborto y pagar el procedimiento quirúrgico.

Despues, Dina le contó de lo sucedido a sus padres. No respondieron con ira, como ella sospechaba que podrían hacerlo. De hecho, su papá le aseguró de su amor.

"Sosteniendo su Biblia en alto, dijo: ‘Querida, si no puedo perdonarte, tendría que tirar este libro," recuerda Dina. Dijo: "Desearía que nos hubieran dicho, les habríamos apoyado su embarazo'."

VÍDEO INCORPORADO: https://www.youtube.com/watch?v=d8N553FQH5E

A pesar de las circunstancias, Rod y Brenda no marginaron al novio de Dina. De hecho, invitaron a Jerry, que no tenía antecedentes religiosos, a un avivamiento de la iglesia. En el altar después de uno de los servicios de la noche, Jerry aceptó a Jesús como Salvador mientras oraba con el evangelista y con Rod, que ahora asiste a Centro de Adoración Familiar en Murfreesboro con Brenda. Pronto, Jerry se involucró en el ministerio juvenil de la iglesia.

Aún así, la pareja no había resuelto los problemas relacionados con el impacto del aborto en sus vidas. Periódicamente, Dina se sentía bombardeada por la culpa, la vergüenza y la desesperanza. Finalmente, confió en una pastora, que la ayudó a recibir una dosis de sanidad.

Jerry, mientras tanto, llenaba sus sentimientos. Pero la falta de determinación los condujo a problemas como pesadillas — de los gritos que él escuchó en las instalaciones médicas. No empezó a curarse hasta años más tarde, mientras estaba en las Reservas Navales durante la Operación Tormenta del Desierto. Sintió una irrupción espiritual en un servicio de una iglesia de las Asambleas de Dios en España.

El pastor de la pareja animó a Dina a compartir su historia públicamente en el 2007. Sabía que primero debía revelar su secreto a sus dos hijos adolescentes de la pareja. Dina y Jerry querían decirles de todos modos, para no repetir el error que cometieron sus padres.

Justin, de 15 años de edad, lloró al conocer la noticia y le dijo a sus padres que apreciaba su honestidad. Logan, de 13, se enfadó; pero en un campamento juvenil de las AD ese verano escuchó un mensaje sobre el perdón y no se resentió más con sus padres.

En el 2016, mientras asistía a Crossroads de Antioch, una iglesia fundada por Jack y Sheila Harper, los Davenports comenzaron a ayudar a otras personas traumadas por el aborto. Sheila es la fundadora de SaveOne un ministerio de recuperación del aborto afiliado a las AD. Jack ahora es el director de varones y ayudó a Jerry a encontrar la completa libertad a través del estudio SaveOne.

Hoy en día, Dina es líder del capítulo de SaveOne en Tennessee, facilitando clases, a menudo a través de las iglesias. También, desde el inicio del COVID-19, ella ha estado aconsejando a los individuos en línea.

"Estoy agradecida por el perdón del Señor, el perdón de mis padres y el perdón de mi esposo," dice Dina, que también trabaja como artista y calígrafa. "Podría haber ido mal de muchas maneras diferentes. El aborto no era parte de mi plan, pero Dios lo ha convertido para poder ayudar a otras mujeres y ver cómo sus vidas son transformadas."

Jerry, que trabaja para la ciudad de LaVergne operando la estación de acceso a la televisión del municipio, también dirige los estudios de SaveOne para los varones.

"Los hombres tienden a esconder su experiencia de aborto y a compartimentalizarla," dice Jerry. "Lo ponen a un lado y esperan que nunca vuelva a salir, pero siempre sale. Los hombres necesitan ser sanados tanto como las mujeres."

Related Articles