Ministrar a pesar de la discapacidad

Ministrar a pesar de la discapacidad

Don't miss any stories. Follow AG News!



El pastor de las Asambleas de Dios, Gary L. Hoyt, comenzó a quedarse dormido cuando sintió que las llantas del automóvil se salían de la carretera.

Extendió la mano para agarrar el volante del Toyota Corolla que conducía su hijo Danny, de 15 años. Pero al tratar de corregir el camino del automóvil, Hoyt corrigió en exceso.

El pequeño automóvil rodó cuatro veces en la Interestatal 80 cerca de Gothenburg, Nebraska.

"Mientras el auto estaba rodando, el techo se derrumbó y así es como me rompí el cuello," dice Hoyt, pastor de Centro Cristiano Bellevue en Nebraska.

Casi 20 años después del accidente que alteró su vida, Hoyt guía una iglesia de siete pastores asociados con una asistencia dominical promedio de 875 personas.

A fines del 2019, Hoyt habrá servido a la iglesia por 38 años — 31 de los cuales en el cargo de pastor principal. Él y su esposa de 38 años, Laurie, han realizado viajes misioneros alrededor del mundo, incluyendo a Kenia, Tanzania, Colombia y Grecia — todo desde el accidente automovilístico.

Hoyt aceptó a Jesús como su Salvador en el grupo juvenil del Centro Cristiano Bellevue a la edad de 17 años. Sirvió como pastor asistente de jóvenes, luego líder de adoración antes de convertirse en pastor principal en 1989.

En febrero del 2000, Gary y Danny fueron a esquiar en Colorado en una salida de padre e hijo. Danny, con un permiso de aprendiz, condujo a casa cuando ocurrió el accidente automovilístico. A los 40 años, Hoyt estaba paralizado.

Sus lesiones incluían vértebras C-5, 6 y 7 aplastadas, daño en la médula espinal y fractura de brazo. Se sometió a una cirugía en el Centro Médico Regional Kearney. Danny solo sufrió múltiples contusiones.

"Pero muchos de sus moretones estaban en el interior," dice Hoyt. "Se culpó a sí mismo por mi situación."

Hoyt fue después al Hospital de Rehabilitación Madonna en Lincoln. Aunque no ha usado sus piernas, tiene buena movilidad en sus brazos y hombros, con un uso muy limitado en sus manos. Puede alimentarse solo, pero no cerrar el puño.

Antes del accidente, Hoyt tocó varios instrumentos musicales.

"Es extraño," dice. “La música todavía está en mí. Puedo escuchar y pensar en ella, pero no puedo sacármela.”

Hoyt había jugado baloncesto, racquetball y tenis. Estar en buenas condiciones lo ayudó a adaptarse rápidamente y mentalmente para saber cómo usar su cuerpo al máximo después del accidente. Aprendió a independizarse en Madonna.

Mientras tanto, Laurie vendió la casa de tres pisos de ellos y compró una residencia de un nivel.

"Fue como si el cuenco de nuestra vida se volcara y nada fuera igual," dijo Laurie. “Descubrir una nueva normalidad fue realmente difícil. Nos afligimos. Probablemente lloramos todos los días durante el primer año."

Sin embargo, en medio de eso, sintieron la paz, el consuelo y la fuerza de Dios. Hoyt aprendió a conducir un auto con controles manuales. Cinco meses después de la colisión, regresó a sus deberes ministeriales. Elogia especialmente al personal pastoral en el período de transición.

"Fueron impresionantes por lo amables, ser como Cristo, pacientes y generosos que fueron con nosotros," dice. "Pasaron un par de años antes de que volviera al 100 por ciento a toda velocidad."

Muchos desafíos surgieron. Todo cambió, desde cómo se cepillaba los dientes hasta cómo usaba un tenedor. La familia Hoyt luchó con una sensación de pérdida. Antes del choque violento, jugaba baloncesto en el camino de entrada con Danny casi a diario y jugaba con su hija, Anna, que entonces tenía 12 años.

"Ese fue un punto de conexión con mis hijos que desapareció repentinamente," dice. “Aunque estaba allí, no podía estar al tanto de las cosas en el mismo rol. Tenían que ayudarme a hacer ciertas cosas de cuidado por mí que yo no podría hacer por mí mismo."

Laurie continúa ayudando a su esposo con las tareas de cuidado personal, preparándolo para el día, lo que puede llevar más de dos horas.

Sin embargo, Laurie dice que si su esposo solía usar toda su energía para tal preparación, él no podría hacer todo lo que ahora hace. Laurie sabe que es apreciada. Gary le ha agradecido todas las mañanas desde el accidente.

"No se queja ni reclama," dice Laurie. "No es que nunca tenga un mal día, pero son raros y no siente pena por sí mismo."

Después del evento que cambió su vida, Laurie, que ama las misiones, pensó que nunca más viajaría al extranjero.

"Dios hizo más allá de lo que podría haber imaginado," dice ella.

Hoy, Hoyt se sienta en su oficina, mirando fotos de su familia. Él ve a una de Anna cuando visitaron Kenia. Él recuerda el día de su boda en el 2013 cuando levantó su silla lo más alto que podía.

"La hice rodar por el pasillo," dice. “Ella me tomó del brazo. La acompañé por el pasillo y luego subí a la plataforma y la conduje su ceremonia de matrimonio.

Danny, ahora de 35 años, y Anna, de 31, viven en California. Gary agradece que Danny se haya recuperado del trauma emocional del accidente.

"La obra milagrosa de Dios está sanando su corazón de la creencia errónea de que él causó mi desafío, cuando realmente fui yo," dice Hoyt, ahora de 60 años.

Hoyt dice que el Espíritu Santo lo alienta y lo fortalece, crea ideas en su corazón y hace que las Escrituras cobren vida. Hoyt cree que su experiencia le ha dado una mayor compasión por los demás.

"Le digo a la gente que Dios puede darles fuerzas para superar cualquier cosa que enfrenten, sin importar lo difícil que sea," dice Hoyt, quien planea renunciar como pastor principal al final del año. "Por insuperables que parezcan los obstáculos, Él te da fuerza y gracia para enfrentar a tus gigantes."

Related Articles