Minneapolis en alerta

Minneapolis en alerta

Don't miss any stories. Follow AG News!



Ellington W. Porter Sr. se identifica fácilmente con el terror que millones de compañeros afroamericanos han experimentado al ser detenidos por la policía mientras conducen un vehículo.

Porter, ahora de 46 años, recuerda haber salido con una chica cuando tenía 17 años en el suburbio de Elk Grove, California. En el 1991, el recién licenciado adolescente conducía su recién comprado Pontiac Grand Prix amarillo de 1978 por una calle cuando un automóvil de la policía con luces parpadeantes se detuvo detrás de él.

Como sigue siendo el caso hoy en día con muchos adolescentes afroamericanos, Porter ya había recibido la charla de su padre, Robert, sobre cómo manejar tal situación: mantener ambas manos visibles en el volante; no hagas movimientos bruscos; dirigirse al oficial con respeto deferente.

Porter hizo todo eso, pero el policía le ordenó que saliera del vehículo. Antes de darse cuenta, otros cuatro autos de policía llegaron a la escena. Porter rápidamente recordó la paliza que el afroamericano Rodney King había recibido a principios de ese año a manos de los agentes de la policía de Los Ángeles después de una parada de tráfico.

“Me dijeron que mi auto coincidía con la descripción de alguien que acababa de robar una licorería,” recuerda Porter. Su terrible experiencia tuvo un mejor resultado que la de King después de que la policía se dio cuenta de que otros detalles lo descartaban como sospechoso.

Sin embargo, la experiencia resultó ser traumática.
“Me fui a casa y lloré en los brazos de mi padre,” dice Porter. “Me dijo: ‘Esto, desafortunadamente, es lo que es ser negro en los Estados Unidos.’”

Después de servir por 19 años como pastor principal de la Iglesia Génesis de Sacramento con su hermano Tecoy, Porter en 2018 se mudó a Minneapolis para convertirse en profesor asociado de música en la Universidad North Central.

El jueves por la tarde, la universidad celebrará el servicio conmemorativo de George Floyd, el afroamericano que murió esposado y sobre el suelo boca abajo el 25 de mayo. Porter dirigirá la música del evento.

Durante la semana pasada, las protestas violentas se han extendido por todo el país, en medio del rápido despido del policía que se arrodilló sobre el cuello de Floyd, cortando así su suministro de aire. Derek Chauvin ha sido acusado de asesinato y homicidio involuntario de Floyd, de 46 años.
Porter fue el encargado de hacer los arreglos para que la escuela de las Asambleas de Dios albergara el servicio. Justo antes de mudarse a Minneapolis hace dos años, Porter y su hermano ayudaron a organizar el funeral de Stephon Clark. Dos policías de Sacramento dispararon 20 balas que mataron al afroamericano de 23 años en el patio trasero de la casa de su abuela, que colindaba con la Iglesia Génesis. La policía dijo que confundieron el teléfono celular que Clark sostenía con un arma.

Para Porter, las secuelas de los asesinatos de Clark y Floyd son misteriosamente similares. Por lo mayor, Porter — nacido y criado en las Ciudades Gemelas — ha estado acurrucado en su residencia del centro de Minneapolis durante las manifestaciones semanales que han adquirido tonos resueltamente diferentes.

“Una facción está organizando protestas pacíficas, con oradores sensatos que intentan evocar cambios dentro del sistema,” dice Porter, de 46 años. ”Pero también hay una gran protesta por el asesinato, un vuelco hacia la ira, casi con una mentalidad de pandillaje con saqueos y disturbios.” Muchos alborotadores han destruido muchas tiendas en el centro de la ciudad y que han sido tapizadas, obligando a los residentes locales a viajar a los suburbios para comprar artículos esenciales como alimentos.

En estos días, Porter le enseña a su hijo de 14 años, Ellington Jr., lecciones similares de realidad racial que su padre le impartió. Una vez más, como muchos afroamericanos, Porter piensa en el corredor de 25 años Ahmaud Arbery, asesinado a tiros en febrero sin arma alguna en Georgia. En mayo, las autoridades acusaron a Gregory McMichael y a su hijo Travis de asesinato grave y asalto agravado — luego de que apareciera un video del asesinato. El par de hombres afirmó que ellos creían que Arbery se parecía a un presunto ladrón.

Porter recuerda que en su adolescencia, al cruzar una calle con un amigo, una camioneta con cuatro hombres blancos de unos 20 años aceleró. Cuando Porter gritó: “Oye, casi nos atropellas,” los hombres saltaron del camión y uno lo llamó a Porter con la letra N. Hubo una pelea entre los dos, con el amigo de Porter corriendo a buscar ayuda. El musculoso Porter golpeó a su antagonista contra el suelo, y el caído con los demás revoltosos huyeron cuando los amigos de Porter llegaron a la escena.

En general, Porter dice que se siente aceptado en Minneapolis, una ciudad donde el 64 por ciento de habitantes son blancos y el 19 por ciento son negros según el Censo de los Estados Unidos. El cuerpo estudiantil de la Universidad North Central es 71 por ciento blanco y 5 por ciento afroamericano, mientras que la facultad es 80 por ciento blanca y 6 por ciento negra.

PERSISTIENDO EN LA ORACIÓN
Ningún afroamericano de la fraternidad tiene más longevidad ministerial que Louis E. Walton y su esposa, Gloria, copastores del Tabernáculo Trinidad de las Asambleas de Dios, predominantemente afroamericana, en el centro de la ciudad de Minneapolis por más de 50 años.

Louis, un nativo de Alabama que creció viviendo con las realidades de la segregación legal, fue solamente el tercer estudiante afroamericano matriculado en la Universidad North Central en 1958. Él y Gloria lanzaron el Tabernáculo Trinidad cinco años después de casarse en 1965.

La iglesia ha permanecido abierta durante toda la pandemia, aunque las estipulaciones del gobierno restringen las reuniones de la iglesia a no más de 10 personas. El Tabernáculo Trinidad tiene oración diariamente a las 10 de la mañana, así como a las 7 de la tarde los viernes.

“Hemos estado orando profundamente mientras buscamos la dirección de Dios,” dice Walton. Él ve la actual lucha racial como una batalla espiritual.

“La diferencia se encuentra entre los que conocen a Dios y los que no lo respetan y van en una dirección diferente,” dice Walton. “Dios puede cambiar las cosas, pero yo veo estos días como un cumplimiento de las Escrituras. Vendrán tiempos difíciles, y probablemente empeorarán antes de mejorar.”

El superintendente de la AD, Doug Clay, dice que está profundamente afligido por los recientes acontecimientos que han vuelto a destacar lo profundamente arraigado que es el pecado del racismo en los Estados Unidos. El 29 de mayo, Clay organizó una videoconferencia de oración en la que los presbíteros regionales y otros líderes ministeriales de la fraternidad se arrepentían de pensamientos y acciones racistas y buscaban la unidad hacia el futuro.

El 2 de junio, el Presbiterio Ejecutivo de las AD aprobó una declaración que reafirma el compromiso de la fraternidad con su resolución de 1989 que denuncia el racismo y reitera el llamado a la reconciliación racial.

Foto: Ellington Porter ofrecerá la música en el servicio conmemorativo en la Universidad North Central para George Floyd.

Related Articles