Más que una semana de clases

Más que una semana de clases

Don't miss any stories. Follow AG News!



Hace una década, había algo sobre la típica escuela bíblica de verano que le molestaba a Maricela H. Hernández, tanto que decidió hacer algo al respecto.

"Las vacaciones para mí significan estar todo el tiempo fuera de la escuela," dice Hernández, pastora asociada de la Asamblea Cristiana Familiar (antes conocida como Centro Cristiano Familiar Paraíso de Palmas) en Peñitas, Texas, a dos millas de la frontera con México. En el valle del Río Grande de Texas, las vacaciones del verano duran todo junio y julio. Es una gran oportunidad para que los niños de los barrios de la difícil clase trabajadora en la comunidad sepan que Jesús los ama. Y con el 44 por ciento de los niños del Condado de Hidalgo que viven por debajo del nivel federal de pobreza, ellos necesitan acceso a los programas de comida por estos dos largos meses.

Hernández, quien también es directora de la Escuela Bíblica Llamas de Fuego en la localidad de unos 4,600, llevó su carga al Señor: Ayúdanos a hacer algo para los niños mientras están de vacaciones.

La Asamblea Cristiana Familiar se asocia con equipos de rotación de las iglesias de las AD y con otras congregaciones en viajes misioneros a corto plazo durante todo el verano que dura esta EBDV adaptada para familias de bajos ingresos. Cada día se ofrecen comidas, deportes, manualidades y clases bíblicas a un grupo de 100 a 120 niños. Los niños se entregan a Cristo, vienen a ser parte de la iglesia y son equipados para el ministerio. Y como la mayoría de los participantes de EBDV vienen de familias numerosas donde los niños mayores a menudo cuidan de sus hermanos menores, este EBDV ofrece cuidado para bebés para que sus hermanos y hermanas puedan participar.

"Lo primero que Dios ha provisto ha sido la comida," dice Hernández, quien también es Secretaria-Tesorera del Distrito Hispano del Golfo de Texas. "El distrito escolar estaba preocupado de que estos niños no comieran y nos visitaron preguntando si podríamos abrir nuestras instalaciones todo el verano para ofrecerles a los niños un lugar donde alimentarlos". Diariamente, la cocina de la escuela prepara el desayuno y el almuerzo. La escuela envía a sus propios empleados de la cafetería a la iglesia para preparar, servir y limpiar. (Las escuelas de Texas pueden asociarse con las entidades religiosas benéficas, como La Asamblea Cristiana, para realizar proyectos comunitarios).

Hernández, 49, visita a las familias de la colonia, a las que pertenecen y no pertenecen a la iglesia, para conocer sus necesidades, ofrecerles oraciones, y pedirles permiso a sus padres para que sus hijos menores de 18 años asistan a la EBDV. Un autobús de la iglesia recoge a los niños.

En julio, Sonia Bermúdez, Pastora Asociada de la Asamblea de Dios Emanuel en Lufkin, Texas, trajo el tercer equipo de la iglesia a Peñitas para enseñarles la Biblia. Dice que el Espíritu Santo le convenció a posponer un viaje misionero internacional para responder la llamada de apoyo de Hernández.

"Los participantes de la EBDV ven que son importantes para alguien," dice Bermúdez.

Sergio Robles, de 18 años, el mayor de sus ocho hermanos, comenzó a asistir a la EBDV hace ocho años después de que Hernández visitara su hogar. Ninguno de los padres asistía a iglesia. En primer lugar, conocer la Biblia no le interesaba; él iba a comer y a jugar fútbol. A la edad de los 13 años, sus amigos comenzaron a usar drogas ilegales. Sus arrestos le asustaron, y él empezó a ir los miércoles y jueves a los cultos juveniles y de familia en la iglesia. Sus hermanos y hermanas comenzaron a asistir a la EBDV.

A la edad de los 16 años, Robles entregó su vida a Cristo. El ya ha asistido a la Convención Juvenil del Distrito Hispano del Golfo de Texas tres veces y está a cargo de la recaudación de fondos del ministerio Acelerar La Luz de la Asamblea Cristiana Familiar. También está involucrado en la iglesia de niños y la distribución de comida.

Hoy, seis de sus hermanos permanecen activos en la iglesia. Después de las muchas oraciones que los visitantes hicieran en la Asamblea Cristiana Familiar, otros parientes y vecinos también comenzaron a asistir a la iglesia. En contraste, dos de sus amigos detenidos por cargos de drogas hace cinco años siguen encarcelados.

"Aquí hay muchas oportunidad de meterse en problemas," dice Robles. "Realmente nadie más va a ayudar a la comunidad sino la iglesia de la pastora. Ella invita familias a que vengan a la iglesia y les da comida. Y llegan a conocer al Señor."

Robles sabe que el alcance causó una gran impresión en él.

"Sin el alcance, estaría en drogas, en la cárcel, perdido," él dice.

Los jóvenes que vienen para servir en un ministerio a corto plazo descubren el llamado de Dios para sus vidas. Kimberly Balderas, de 24 años, de Eagle Pass, Texas, asistió a la Escuela Bíblica Llamas de Fuego durante tres veranos y ayudó con la EBDV. Recuerda a una niña difícil de 6 años llamada Amy que se negaba a escuchar. Ahora de 8 años, Amy y su mamá son parte de la Asamblea Cristiana Familiar.

Syria Solano, de 26 años, llegó a Peñitas de otra denominación en un viaje misionero a corto plazo para trabajar en el EBDV. Ella se conectó conLlamas de Fuego , fue bautizada en el Espíritu Santo, y como Balderas, pasó a estudiar en la Universidad Southwestern de las AD. Solano ya se graduó y ahora es la pastora hispana de una iglesia en el este de Texas.

"Ella es nuestra primicia de esos niños aquí en Peñitas", dice Hernández de Solano. "Sé que hay mucho trabajo aquí, pero el Señor está levantando un ejército de trabajadores que ahora están bendiciendo a otros distritos".

Related Articles