Evangelismo a través de piñas

Evangelismo a través de piñas

Don't miss any stories. Follow AG News!



La Biblia dice que es mejor dar que recibir. L. Lavon Pettis tuvo la oportunidad de hacerlo a gran escala después de aceptar una oferta que no pudo rechazar.

Pettis y su esposa, Brenda, han servido como pastores principales durante los últimos 20 años con una sólida Iglesia Evangel de 500 miembros en Marianna, Florida. En abril, Convoy de Esperanza tenía un camión cargado de piñas frescas y llamó a Pettis para ver si podía organizar la distribución de esta fruta tropical.

“Terminamos recibiendo la oportunidad de tener tres camiones con un total de más de 30,000 piñas frescas,” dice Pettis, quien es presbítero seccional de las Asambleas de Dios en el Distrito del Oeste de la Florida. “Nunca decimos no a la oportunidad para ministrar.”

Pettis le da crédito a los misioneros estadounidenses de las Asambleas de Dios Kim y Laurel Harvey, quienes sirven como los Plantadores y Potenciadores de la Iglesia Misionera que están asignados a la Compasión de los Campos Rurales, al inculcar la siguiente mentalidad: “el ministerio está alrededor de ti; solo tienes que asociarte con los socios de tu comunidad.”

En algunas culturas, la piña es vista como un signo de bienvenida, hospitalidad y amistad, “y eso vino a ser la fuerza detrás del alcance,” explica Pettis, de 57 años.

Además de Evangel, otras seis congregaciones del Distrito del Oeste de la Florida de las AD en el área rural participaron de esta única distribución.

“Nuestras iglesias AG no rehusaron usar un producto ordinario para realizar un ministerio extraordinario,” dice Pettis, quien también sirve como capellán para la Oficina del Sheriff del Condado de Jackson y la Patrulla de Carreteras de Florida.

Steven Subel, pastor de la Asamblea Bienvenida en Dellwood, aceptó una paleta de piñas. Transportó la fruta una vez cargada en un pequeño remolque que aplanó las llantas.

“Lo único que podía pensar era 'caramba, ¿en qué me he metido?' Son muchas piñas,” recuerda. “Estacionamos el remolque debajo de una higuera en la iglesia y en seis horas ya no habían más piñas Los miembros de la iglesia vinieron y avisaron a sus amigos que vengan.”

Subel pronto descubrió que las piñas abren puertas para el mensaje del evangelio en medio de la pandemia del COVID-19.

“Trajimos piñas a las personas y les dijimos que Jesús los amaba,“ dice Subel. “Comenzamos a construir y aún a reconstruir relaciones.“ La Asamblea Bienvenida distribuyó ocho paletas de piñas en 10 días.

“Vimos sonrisas en los rostros de personas que estaban desanimadas,“ dice Subel. “Algunos se conmovieron hasta las lágrimas, y algunos estaban felices de ver que sucedía algo nuevo y diferente.“

Pettis también se convirtió en un aficionado al evangelismo con piña.

“Encontramos a través toda la Escritura que se puede ministrar durante las temporadas difíciles,” dice Pettis. “En lugar de que el COVID-19 se convierta en un problema, decidimos convertirlo en una oportunidad.”

La Iglesia Evangel tuvo “Oración y piña” en su local, con la oportunidad de que los voluntarios oraran cara a cara con los beneficiarios durante la distribución.

La iglesia también organizó “Piña y oración” en el Hospital Jackson, regalando la fruta a cada empleado. Además, la Iglesia Evangel estableció una “estación de comodidad” en su local para que los profesionales médicos reciban productos como toallitas desinfectantes, lejía en aerosol — y piñas.

Related Articles