Puerto Rico se prepara para una cosecha abundante

Puerto Rico: Preparándose para una cosecha abundante

Don't miss any stories. Follow AG News!



Decir que ha sido un año difícil para Puerto Rico puede ser uno de los más grandes eufemismos que cualquier persona pudiera hacer. Después de que el Huracán María azotara la isla en septiembre, le tomó 11 meses para completamente restablecer la energía eléctrica para los más de 3 millones de habitantes que la perdieron, un estimado de 300,000 personas abandonó la isla, los negocios cerraron en grandes multitudes al mismo tiempo que los reclamos de seguros fracasaban, y sólo recientemente el gobierno reconocía que la cifra de muertos probablemente superaba los 1,400 en vez de los menos de 100 que habían reportado.

EL IMPACTO EN LAS AD

Iván De la Torre, el Superintendente de las AG del Distrito de Puerto Rico, dice que el desastre sigue teniendo un impacto de amplio alcance en las iglesias, pastores y congregantes.

"Cien iglesias fueron dañadas por el Huracán María," dice De la Torre, "y de ellas, 40 fueron completamente destruidas. Hasta ahora, sólo 12 de estas iglesias han sido reconstruidas."

De la Torre dice que muchas personas simplemente abandonaron sus hogares y luego dejaron sus carros en el aeropuerto. También, debido a la falta de energía y a que los negocios no podían abrir, muchos profesionales estuvieron entre aquellos que se fueron.

Esto ha dejado al distrito y a las iglesias con significantes retos financieros. Los costos de reconstrucción y reparación, los daños no cubiertos por el seguro, las iglesias cerradas o la falta del 20 por ciento de aquellos que dan el 80 por ciento de las finanzas, así como los préstamos preexistentes que debían ser pagados han tenido un efecto paralizante.

Y lo que se habla raramente es el estrés postraumático de gran alcance en todos los niveles que las personas están experimentando en la isla.

RAZONES PARA LA ESPERANZA

El panorama para Puerto Rico y el concilio distrital y las iglesias sería extremadamente sombrío si Dios no estuviera en el centro — mas El está.

De alguna manera, el futuro de las Asambleas de Dios en Puerto Rico y su impacto en innumerables vidas, nunca se ha visto más brillante.

"Estamos agradecidos por lo que la oficina nacional y especialmente por lo que Convoy de Esperanza ha hecho," dice De la Torre. "Los primeros seis meses después del huracán, con Convoy de Esperanza, tocamos las vidas de 150,000 familias, o cerca de medio millón de personas, y distribuimos unos ocho millones de comidas a familias."

La iglesia nacional de las AD fue también algunas de las primeras afuera en las calles, alcanzando, proveyendo recursos, y ayudando a la gente con lo mejor que podían. De la Torre señala a un pastor, que a pesar de haber perdido su casa, estaba afuera ayudando a otros a reconstruir sus hogares.

Y la iglesia de Wilfredo "Choco" De Jesús, Pacto de Nueva Vida en Chicago, hogar de muchos que tienen parientes viviendo en Puerto Rico, envió 29 paletas de suministros alimentarios por avión unos días después que el Huracán María había azotado. La iglesia también envió socorristas por muchas semanas y se asoció con Convoy de Esperanza para obtener suministros adicionales de alivio para los necesitados.

Los capellanes endosados por las AD llegaron en diciembre del 2017, llevando a cabo conferencias Resistencia para los pastores. Las reuniones fueron diseñadas para ayudar a que los pastores tramiten sus pérdidas y para darles las herramientas y así lograr una recuperación sólida. Este mes de diciembre, los capellanes volvieron a Puerto Rico para celebrar conferencias de seguimiento y revisar el progreso de los pastores y continuar animándolos en su recuperación.

Además, los equipos de trabajo están escuchando de las necesidades y están empezando a venir a Puerto Rico para ayudar a las iglesias y al distrito en la reconstrucción y la recuperación.

"Tenemos suficiente alojamiento y transporte para dos grupos por semana," dice De la Torre. "Y hemos puesto a Humberto Pizarro como el encargado de logística para los grupos que quieran venir — solo contáctese con la oficina del distrito."

El Convoy de Esperanza continúa estando presente en Puerto Rico. A partir de diciembre, el ministerio de compasión estará auspiciando por lo menos cinco alcances regionales en cada uno de los cinco distritos de Puerto Rico durante el próximo año que son de carácter evangelísticos.

Jeff Nene, portavoz nacional de Convoy of Esperanza, dice que estos alcances serán similares al típico alcance COH donde distribuyen abarrotes, se sirve una comida, se establecen áreas de juegos infantiles y cuentan con una variedad de diversos servicios gratuitos — esperando contar con 500 a 1,000 familias en cada localidad.

"También tenemos Tiendas de Conexión en los alcances," dice Nene. "Allí, preguntamos a las personas si hay algo por lo que podemos orar con ellos. Nos asociaremos a las iglesias locales para que sirvan en las tiendas y realicen el cuidado posterior. Esos miembros eclesiales harán el seguimiento de los individuos que coincidan con sus iglesias. Es mucho más probable que la gente vaya a visitar una iglesia si se les invita personalmente, conozcan a alguien de la iglesia, y la iglesia está cerca de donde viven."

De la Torre, que con frecuencia menciona su gratitud para Convoy de Esperanza, dice que esta organización compasiva va a continuar ayudando a reconstruir hogares mientras grupos de la iglesia y posiblemente MAPS y equipos de constructores internacional se centrarán en la reconstrucción de las iglesias. "Aunque para muchas de las semanas de este año ya tienen apuntados a muchos equipos, el 2019 está completamente abierto," dice.

UNA COSECHA PARA LA COSECHA

Tan improbable como parezca, el Huracán María fue una bendición por lo menos en una manera. Con el fin de ayudar con fondos a los ministerios y pagar deudas, bajo el liderazgo de De la Torre, la oficina del distrito había comenzado un esfuerzo agrícola, plantando lechugas en algunas de sus cuatro hectáreas dentro de la propiedad para venderlas a las tiendas de comestibles locales.

Pero antes de que ese esfuerzo pudiera dar fruto, el Huracán María barrió todo el jardín. Fue una desgracia con suerte. Con la ayuda de un agricultor local, el distrito se reorganizó. Ahora, en lugar de sembrar cultivos en la tierra, siembran semillas en bandejas de espuma y las plantas del semillero crecen hasta que maduran en tubos de PVC utilizando agua que suelta nutrientes.

"Se llama cultivo hidropónico," explica De la Torre. "Mediante este método, la lechuga, que tiene 60 días para madurar en la tierra, está lista para la cosecha en 30 días. También se considera orgánico cuando crece por medio de este método."

Actualmente el distrito tiene tres sistemas de cubiertas de 40 por 60 pies, llena de bandejas de semillas y un sistema de cultivo de plantas PVC. El sistema es capaz de producir 100 diferentes tipos de plantas.

"Ya estamos vendiendo productos frescos a las tiendas de comestibles," dice De la Torre, "y quieren más, mucho más."

De la Torre explica que el 80 por ciento de todos los productos frescos se envía a Puerto Rico, y muchas veces la "frescura" del producto es cuestionable. La demanda de los productos realmente frescos cultivados en Puerto Rico es alta — tan alta que el gobierno, queriendo ver que los esfuerzos del distrito tengan éxito y crezcan, ha eximido al proyecto el 90 por ciento de impuestos potenciales.

En un futuro próximo, el distrito quiere aumentar el número de sistemas de cubierta que opera a seis, con el objetivo de 18 cubiertas en los terrenos de la oficina distrital. Cada seis sistemas de cubiertas (que cuesta unos $3,500 cada uno) produce $10,000 del valor del producto al mes. Las ganancias de la cosecha de cada cubierta sirven para reducir la deuda e invertir en el ministerio.

"También estamos trabajando con Desafío Juvenil de Puerto Rico, donde aquellos que están en el programa nos ayudan en el crecimiento de la producción," dice De la que Torre. «De esta manera, obtenemos la ayuda que necesitamos y a ellos se les enseña un oficio.

De la Torre dice que el deseo es que un día Desafío Juvenil, que cuenta con su terreno propio, tenga su propio sistema de cubierta que puedan utilizar para que vengan a ser auto-sostenibles.

"También tenemos 58 acres en nuestros campamentos, algunos de los cuales también podríamos utilizar para la agricultura," dice De la Torre. "Y lo mejor es, si un Huracán viene otra vez, podemos cosechar todo lo que tenemos y luego desmantelar y almacenar de manera segura las cubiertas hasta que pase la tormenta".

EN LA ACTUALIDAD

El futuro es realmente brillante para el distrito de Puerto Rico. Con la buena voluntad ganada por sus esfuerzos a través de la iglesia nacional y Convoy de Esperanza, los equipos que llegan a reconstruir casas e iglesias, la continuación de los ministerio a los ministros, los amplios alcances se programan, y un plan para llegar a ser algún día totalmente autosuficiente a través de la agricultura, el distrito de Puerto Rico y las iglesias no podrían haber estado en el precipicio de un momento más emocionante en su historia.

Sin embargo, De la Torre reconoce que en orden para que se realice completamente el futuro soñado el distrito necesita conseguir rápidamente un terreno financiero sólido. "Debido al huracán no hemos sido capaces de hacer todos los pagos del préstamo, por lo que recientemente hemos creado el Proyecto Nehemías — construyendo una fuerte pared fundacional desde el cual avanzar."

A través de la campaña Proyecto Nehemías, De la Torre está llegando a los distritos, iglesias e individuos para que ayuden al distrito a recaudar $300,000 — ya 25 distritos han prometido (y 13 ya han dado) su apoyo — por lo que se puede consolidar y refinanciar $3 millones en préstamos (que tienen una suspensión de cero interés por ciento hasta marzo del 2019). De la Torre entiende lo que esto significa para la reducción de la deuda a largo plazo y cómo, con los planes de aumento de la capacidad agrícola del distrito con el fin de apoyar el ministerio, esto podría poner al distrito en una posición muy sana y fuerte para el ministerio.

"No buscamos vivir de las limosnas," afirma De la Torre. "Se trata de una petición única. Nuestro objetivo es ser autosuficiente y pagar nuestro propio camino — y mucho más."

Dennis Rivera, director de la Oficina de Relaciones Hispanas de las AD quien ayudó con la traducción en esta entrevista, dice, "lo que ellos [el distrito y las iglesias] reciben es una mano de tantas personas y ministerios que han respondido para ayudar a un distrito hermano y a sus iglesias" dice. "El distrito será más fuerte después de María, que antes".

A pesar de las pérdidas materiales y dolor emocional que todavía es muy real para muchos en Puerto Rico, De la Torre nunca ha titubeado de una creencia fundamental que lo ha guiado a través de las tensiones y los traumas del año pasado. Afirma con una sonrisa genuina: "Dios es bueno".

. . . y Dios sigue comprobando que De la Torre está en lo cierto .

Para contactar al distrito y obtener más información o para saber cómo ayudar, envíenos un correo electrónico a info@cadpr.org o llame al 787-798-5947 (9-5 EST, martes a viernes).

Related Articles