Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Redefiniendo la educación especializada

Redefiniendo la educación especializada

Don't miss any stories. Follow AG News!



Rebekah L. Nichols dio su vida a Cristo en el jardín de infancia; a los 9 años fue bautizada en el Espíritu Santo. En un campamento de la iglesia de las Asambleas de Dios cuando tenía 10 años, escuchó que el Señor le llamaba a las misiones.

Nichols comenzó a estudiar en la Escuela Ministerial del Distrito del Sur de Missouri a los 16 años; al año siguiente, viajó a Bélgica y Luxemburgo en su primer viaje misionero al extranjero.

Equipada con credenciales SOM a los 18 años, la hija de un pastor de las AD de Bunker, Missouri, una población de 400, podría haber pasado directamente de la granja de su familia al ministerio. Aún así, Nichols sintió que el Señor le decía que siguiera una educación formal. ¿Pero dónde? Educada en casa toda su vida, el panorama de tomar clases parecía desalentador.

El lugar perfecto para ella resultó ser el Colegio Bíblico Nativo Americano, una escuela de las AD en Shannon, Carolina del Norte,plantada en 1968 para preparar principalmente a los indios Lumbee para el ministerio. Mientras que Nichols entendía mas su propia herencia Cherokee mientras estaba en la escuela, ni ella ni su marido, Tyler, se identifican como nativos americanos.

Está bien, según James A. Keys, presidente de la NABC y misionero estadounidense de las AD que sirve en los Ministerios Interculturales. Señala que un tercio de los estudiantes de la universidad no son nativos americanos. Los estudiantes reciben una educación profunda para prepararse en situaciones más allá de las misiones y el pastorado.

"También son estudiantes no tradicionales que vienen a las clases nocturnas — maestros de escuela dominical, superintendentes de escuela dominical — que quieren una educación bíblica para mejorar lo que hacen en la iglesia local, para el crecimiento espiritual personal," dice Keys.

Cita a un estudiante de 50 años que asistió a la NABC por 17 años, tomando como máximo dos clases por semestre. El estudiante se graduó hace dos años, pero todavía toma clases para su enriquecimiento espiritual. "La suya no es una historia única," dice Keys.

La mayoría de los estudiantes son Lumbee de las Asambleas de Dios, y plantan y ministran en iglesias que son autosustentables y autopropagables, lo que significa que construyen sus propias iglesias y pagan a sus pastores, dice Keys.

"La mayoría son bivocacionales, y la mayoría hace un alcance significativo a su comunidad," dice. "El pueblo Lumbee evangelizará afuera a más gente. Está en su ADN el evangelizar."

Sin embargo, se benefician enormemente de la instrucción educativa, dice Keys. Aunque las Asambleas de Dios no es la denominación dominante entre los Lumbee, el papel de la NABC es elevar el nivel de conocimiento y entrenamiento bíblico para ayudar a mejorar la calidad de las iglesias, según Keys.

La matrícula es asequible; los estudiantes pagan a medida que avanzan. Cuando se gradúan, en su mayoría, están libres de deudas, dice Keys. La matrícula de estudiantes de este semestre sólo ascendió a 30. Pero incluso con cada profesor recaudando su propio apoyo, la escuela carece de una base de ingresos adecuada.

A finales del 2019, la escuela fijó los objetivos de la "Visión 2020", pidiendo al Señor que provea 20 nuevos estudiantes en el campus este otoño, 20,000 dólares en efectivo por encima de las contribuciones regulares, y 20 nuevos apoyos financieros mensuales de tres dígitos. El 2 de enero, la escuela recibió una contribución de 50,000 dólares, más que el cumplimiento de uno de los objetivos de todo el año.

"Cuando empiezan a ocurrir cosas así, nos sentimos favorecidos por Dios en la escuela," dice Keys. Con el tiempo, la universidad había pedido prestado para sobrevivir. A finales del 2019, la escuela tenía una deuda de 30,000 dólares que no podía pagar, además de otros 15,000 dólares en facturas actuales que vencían inmediatamente. "En un día, todo eso se esfumó," dice Keys.

Luego vino la pandemia del coronavirus. Las escuelas de todo el mundo tuvieron que hacer sus servicios por la red. Como la acreditación a distancia requería un nivel de acreditación diferente, la NABC nunca ha ofrecido clases por Internet. Sin embargo, el organismo de acreditación y el Departamento de Educación han renunciado a esos requisitos en todas las escuelas este semestre, permitiendo que las clases continúen. En pocos días, los estudiantes y profesores de la NABC hicieron un cambio perfecto a sus primeras aulas virtuales a través de Zoom. Ahora la escuela está discutiendo la posibilidad de conseguir una acreditación de aprendizaje a distancia, al mantener algunas clases en línea incluso después de la pandemia ya no se requiere que la escuela tome medidas especiales.

Este año, Rebekah Nichols, de 22 años, se ha graduado, terminando su título de misiones de la NABC convirtiéndose en la primera de su familia en recibir un diploma universitario.

"Me alegro de que Dios haya puesto a la NABC en el plan," dice Nichols. "Estar aquí me ha preparado para aceptar una cita con un misionero." Nichols y su marido, un compañero de la NABC al que conoció y con el que se casó mientras estudiaba en la escuela, le quedan dos años antes de completar su propia carrera y pasar al ministerio mundial.

Related Articles