Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Restaurada para restaurar

Restaurada para restaurar

Don't miss any stories. Follow AG News!



Después de que el esposo de Lois M. Breit la dejara a ella y a sus cinco hijos (con edades comprendidas entre los 2 y los 11 años), es comprensible que se sintiera abandonada y abrumada.

"Oré para morir en mi sueño con el fin de no enfrentar otro día," recuerda.

Sus hijos también lucharon mucho. Sus hijos mayores empezaron a albergar un agudo enojo mientras que el miedo y las pesadillas destruían a su hija mayor. Su hijo menor se aisló y rechazó todo tipo de afecto físico. Cada noche, su hija pequeña entraba en el dormitorio de su madre y descansaba su pequeña barbilla en el borde del colchón, preguntando cuándo su padre regresaría a casa.

"Nunca significa nada para un niño de dos años," dice Breit.

Con la ausencia de adónde ir excepto al Señor, Breit decidió continuar asistiendo fielmente a la Asamblea Maple Grove en Minnesota, a pesar de su propia vergüenza y la fuerte resistencia de algunos de sus hijos.

"Mis hijos intentaron todo lo que podían para ser expulsados de la iglesia," dice Breit. Uno de los hijos incluso adquirió el hábito de interrumpir al pastor, gritando ¡Mentiroso! durante los sermones.

"Podría haber dejado que la vergüenza y la humillación me siguieran en esa iglesia," dice Breit. "Pero Dios fue nuestra única respuesta. Odio pensar en lo que sería mi familia si me hubiera rendido."

Cuando los maestros de Escuela Dominical empezaron a amenazar en irse debido a sus hijos, el pastor, Greg A. Hickle, se negó a renunciar a los Breits. Él amonestó a los maestros a seguir cuidando y enseñándoles sobre Dios. Además, Hickle animó a Lois a seguir llevando a su familia a la iglesia.

"Mi familia se cambió porque encontramos una iglesia que estaba dispuesta a enfrentar los desafíos que traíamos," dice Breit.

Ahora, después de 30 años, sus cinco hijos están sirviendo al Señor, cuatro de ellos en el ministerio con las AD en todo el mundo.

"Dios puede hacer lo imposible cuando la iglesia vive el evangelio," dice Breit, haciendo referencia a Marcos 10:27.

A lo largo de su calvario, Breit reconoció que su familia necesitaba mantenerse lo más cerca posible del Señor, no sólo en la iglesia, sino también empapándose de las Escrituras.

"La Palabra de Dios cambia nuestro pensamiento, actitudes y acciones porque cambia nuestros corazones," dice ella. "Y lo que tenía que cambiar durante nuestros días más oscuros era yo. No debemos quedarnos atascados en la autocompasión ni en la derrota."

Breit fue ordenada ministro de las Asambleas de Dios en 1992. Comenzó como conserje en la Asamblea Maple Grove después de que su esposo la abandonara, fue elevada a la secretaría y luego obtuvo credenciales ministeriales. Breit trabajó como pastora asociada en Maple Grove por siete años y luego como asistente del director del distrito de jóvenes de Minnesota antes de ser nombrada como la primera misionera de EU a las madres solteras en el 2011. Con los Ministerios de Capellanía, ella ministró a padres solteros en el país, respondiendo tanto a las necesidades de los padres como a los niños, y a través del proceso espiritual y el discipulado.

Con el 23% de los niños de los EU viviendo en hogares con padres solteros, es imperativo que las iglesias locales aprendan a ministrar a las familias en estas posiciones, según Breit. Ella ofrece capacitación para equipar mejor a la iglesia en el alcance de los padres solteros. También fundó la organización de recursos Ministerio de Mamás Solteras y ha escrito siete libros sobre la crianza de los hijos por parte de personas solteras.

En junio del 2021, después de 30 años de soltería, Lois se casó con su esposo, Ed, que viaja y ministra con ella desde su residencia en Bradenton, Florida.

"Dios es el Dios de la esperanza," dice Breit. "Cuando nos quedamos cerca de Él, veremos quién es Él realmente."

Related Articles