Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Un Ambiente Familiar

Los estudiantes creen que el tamaño reducido de clases en el campus de LABI les beneficia.
LA PUENTE, California — Los estudiantes que asisten a clases en el Instituto Bíblico Latino Americano (LABI) College, ubicado en el tranquilo vecindario industrial conocido como Avocado Heights, están contentos de que estén aquí.

“Experimentamos hermosos momentos juntos,” dice Víctor Solorzano. "Pasamos por los altibajos juntos como familia, siendo discipulados espiritualmente y educativamente."

Solorzano es de Fairfield, California. Su padre, nacido en México, José Solorzano, es ebanista y su madre, nacida en México, Clara Beleche, se queda en casa. Solorzano dice que no supo si asistiría a la universidad hasta su último año de secundaria, cuando un maestro lo convenció de que la experiencia lo ayudaría a desarrollar su carácter.

Comenzó a asistir a LABI en la primavera del 2020, aspirando un grado asociado en Biblia y Ministerio. Aunque siendo adolescente asistía al Templo La Hermosa, una iglesia de las Asambleas de Dios en Vacavillle, Solorzano dice que no comenzó a vivir como cristiano hasta después de llegar a LABI.

“La comunidad es algo muy importante para mí,” dice Solorzano, de 22 años. “Estoy aprendiendo mucho de las personas que me rodean.”

Además de cantar en el equipo de adoración de LABI, Solorzano es un líder del ministerio infantil en la Iglesia Primitiva Juan 3:16 en La Puente. Después de LABI, Solorzano planea cambiarse a otra escuela para estudiar música o psicología. Uno de sus desafíos es mantenerse al día con la tarea; la carga es más pesada que la escuela secundaria.

El bibliotecario y miembro del cuerpo docente de LABI, Steven Valdez, 43, ayuda a estudiantes como Solorzano a facilitar la transición.

“Algunos estudiantes de LABI College pueden no sentirse preparados para estudios a nivel universitario,” dice Valdez, ex alumno de 1998. “Pero esta es una instalación de entrenamiento práctico. Hay mucha interacción persona a persona."

“Los estudiantes pueden aprender a ser estudiosos,” dice Valdez, quien también es pastor asociado en The Connection Church en Huntington Beach. “Muchos están a la altura de las circunstancias.”

Salmai Guzman, de 18 años, es una estudiante de primer año en LABI. Inicialmente no planeó asistir a la escuela, pero su hermana de 20 años, Ruth, que también está inscrita en LABI, le habló para venir.

“Quería ir a una escuela cristiana y descubrí que LABI sentaría una buena base bíblica,” dice Guzmán, quien es de Highland Ranch, Colorado. Su padre guatemalteco, Abel Antonio Guzman, está en el negocio del aire acondicionado, mientras que su madre mexicana, Rebeca, cuida bebés.

Guzman sirvió en el equipo de adoración en su iglesia natal, Nueva Esperanza en Commerce City, Colorado. Estando inscrita en LABI, está en las redes sociales y en los equipos de adoración de la Iglesia Journey de Fullerton. Después de graduarse, Guzmán quiere servir en el ministerio, aunque ahora mismo no está segura de cómo.

"Fue un poco aterrador alejarse de casa," dice Guzmán. “Pero he aprendido a llevarme bien con otras personas en el dormitorio. He aprendido a amarme más para poder dar gracia a los demás."

El presidente de LABI, Marty L. Harris, sabe que el pequeño LABI no puede competir con los servicios ofrecidos por otras escuelas. 

Sin embargo, Harris es optimista sobre los intangibles de LABI.

"Aquí hay un sentido de familia, un sentido de comunidad del lenguaje, la cultura y la comida, un lugar para recibir atención del profesorado," dice Harris, de 54 años. "Si un estudiante se siente llamado a las misiones o al liderazgo de la iglesia, LABI es una buena opción."

John W. Kennedy

John W. Kennedy se desempeñó como editor de noticias de AG News desde sus inicios en 2014 hasta su jubilación en 2023. Anteriormente pasó 15 años como editor de noticias del Pentecostal Evangel y siete años como editor de noticias en Christianity Today.