Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad para proveerte una mejor experiencia en línea.
Revisar

Hugo, una historia misionera

Hugo – Una historia misionera

Don't miss any stories. Follow AG News!



(El siguiente artículo fue escrito por el personal de AGWM en una región sensible).

Al crecer como un niño misionero en Taiwán, no era raro que la gente de nuestra pequeña iglesia viniera a nuestra casa y pasara tiempo con nuestra familia. El Espíritu Santo estaba haciendo grandes cosas y la iglesia que mis padres difícilmente pastoreaban estaba empezando a crecer.

Durante ese tiempo conocí a Hugo, un joven tímido y de modales apacibles unos años más joven que yo. Hugo estaba aprendiendo inglés y aún estaba luchando con Mandarín, pero de alguna manera encontramos una forma de comunicarnos. Hugo estaba alrededor de cada semana hasta que de repente no lo estaba.

Entonces, un día igual de repentino, sonó el timbre de nuestra puerta. ¡Abrí la puerta y ahí estaba Hugo! Su ropa estaba sucia y su cabeza colgaba bajo. Hugo sobresalió cuando pidió hablar con mi padre. Papá dobló la esquina y cuando Hugo miró hacia arriba vi que tenía la cara hinchada, con un moretón oscuro.

"Le dije a mi padre que me he convertido en cristiano," explicó Hugo. Su padre se irrito, lo golpeó y exigió a Hugo que desistiera de su fe en Jesús. Cuando Hugo no lo hizo, su padre lo sacó de su casa.

Esta fue la primera vez que vi un costo físico real por ser cristiano, y mi amigo Hugo estaba experimentando todo esto mientras seguía siendo solo un niño. No recuerdo mucho más de la conversación de todos esos años, pero recuerdo que Hugo no retrocedió ninguna vez de de ser cristiano.

Pasaron más de tres décadas y, cuando comencé en mi propio ministerio, a menudo me preguntaba acerca de Hugo. Entonces, un día, ¡recibí una solicitud de amistad de él en Facebook! Hugo ya no es un niño tímido, es pastor de una iglesia, un hombre confiado con esposa e hijos. Su testimonio no es el de un sobreviviente, sino el de un vencedor.

La victoria de Hugo comenzó poco después de que mi familia salió de Taiwán. Supe que después del abuso de su padre, Hugo se fue de su casa y llevó a su madre y hermana al Señor. Unos años más tarde, Hugo también llevó a su padre a Jesús.

Related Articles